Chiang Mai, auténtica y espiritual

/

Enclavada entre las verdes e imponentes montañas del norte de Tailandia, Chiang Mai es un regalo para el alma. Explora esta encantadora ciudad de alrededor de 200 mil habitantes, descubre sus reservas de elefantes rodeadas de naturaleza agreste, enamórate de sus cálidos atardeceres y conéctate con tu paz interior en sus silenciosos templos budistas.

El casco antiguo de Chiang Mai está rodeado de enormes murallas de ladrillo ocre desgastado. Caminar sin apuro por sus apacibles calles es una experiencia gratificante. Casi no circulan coches, solo bicicletas y algunas motos. La gente va de un lado a otro con una sonrisa en el rostro. Los centros de masajes y casas de té están por todos lados y nos invitan a quedarnos. También hay muchos restaurantes de comida tradicional tailandesa y cafés hipsters, donde podrás hacer una pausa y beber un buen espresso o un típico té helado de mango.

En Tailandia el 95% de la población practica el budismo, una doctrina espiritual y filosófica no teísta, es decir, que no plantea la existencia de un creador. El budismo busca eliminar los sentimientos de insatisfacción vital (dukha) producidos por un anhelo ansioso (entendido como deseo o avaricia). Este estado de iluminación se puede alcanzar a través de la meditación y otras técnicas.

Parte de la muralla del casco antiguo de Chiang Mai

La magia de sus templos

Los más de 300 templos budistas que pueblan Chiang Mai le otorgan una personalidad especial. Al interior de cada templo se respira paz y tranquilidad. Un viaje a Chiang Mai es un viaje de aprendizaje y de autoconocimiento, es una travesía para acercarnos a una espiritualidad plena basada en la convivencia en armonía con la naturaleza.

Es muy importante mostrar respeto y seguir ciertas normas al momento de visitar templos en Tailandia. Entre los templos o wats más importantes podemos mencionar el Wat Phra Singh, que se encuentra al final de la calle Rachadamnoen (la calle principal del casco antiguo), donde cada domingo se celebra el Sunday Night Market, un mercado nocturno al aire libre donde puedes encontrar ropa, artesanías, puestos de comida, etc. Dos enormes esculturas en forma de serpiente custodian este templo construido en el año 1345. El lugar cobró mayor trascendencia luego de que el hermano mayor del rey Bhumibol Adulyadej, le otorgara el estatus de Templo Real de primer grado en 1935.

El Wat Chedi Luang, situada también dentro de la ciudad amurallada, está parcialmente en ruinas debido a un terremoto que azotó el país en 1545, este templo fue construido por el rey Saeng Mueang Ma para albergar las cenizas de su padre. En lo alto del templo podremos ver la figura de un Buda de nueve metros hecha de bronce. Además, en el Wat Chedi Luang puedes ser testigo de la cotidianidad de los monjes budistas que habitan el templo.

El Wat Doi Suthep es probablemente el templo más espectacular y majestuoso de Chiang Mai. Se ubica en la montaña Doi Suthep, a 18 kilómetros de la ciudad, y ofrece una vista panorámica grandiosa. Cuenta la leyenda que el templo fue fundado en 1383 cuando un elefante blanco puesto en libertad por el rey Nu Naone del reino de Lanna, llegó a la montaña Doi Suthep con una reliquia en su lomo. Esta reliquia tenía poderes ancestrales vinculados a Buda. El elefante blanco murió en la colina, lo que fue interpretado por el rey como una señal y ordenó construir el templo en ese mismo lugar.

Templo Doi Suthep

Compartir con elefantes

Además de la paz y la calma que se respira en sus templos, Chiang Mai es un lugar ideal para ver elefantes. Ser parte, al menos por unas horas, de la cotidianidad de un elefante es una experiencia única. Sin embargo, hay que tener mucha precaución con el tipo de lugares que visitamos ya que en Tailandia aún existe una industria salvaje y cruel de explotación de estos animales con fines meramente comerciales. Si te ofrecen ver elefantes que jueguen fútbol, que pinten con la trompa o que realicen cualquier tipo de actividad «humanizada», es mejor no asistir. Los elefantes sufren en este tipo de lugares, se les trata mal y suelen estar encadenados.

Con nuestros viajes a Tailandia visitarás reservas donde prima el cuidado y la protección de estos fascinantes animales. Se trata de extensos espacios abiertos donde podrás verlos libres y felices. Uno de esos lugares es Eco Valley, una reserva de elefantes donde podrás alimentarlos, caminar con ellos por las frondosas selvas de Chiang Mai, participar en sus divertidos baños en el río y aprender sobre su relación con los seres humanos.

Familia de elefantes

Si estás pensando en viajar a Asia, no dudes en conocer Tailandia y acercarte a su lado más auténtico y espiritual: Chiang Mai. Descubre esta mágica ciudad de templos, reservas de elefantes y deliciosa gastronomía.

Historia anterior

Omán, la joya de Oriente Medio

Siguiente historia

El gran zoco de El Cairo

Lo último de General