PETRA-LA JOYA DE JORDANIA

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985, Petra es uno de esos lugares que debe visitarse, al menos, una vez en la vida. Conocida como la «Ciudad Rosa», la «Ciudad Perdida» o la «Ciudad de Piedra», es considerada la joya de Jordania y una de las Siete Maravillas del Mundo desde 2007. El principal atractivo de Petra es su arquitectura, todos los monumentos están tallados directamente sobre la roca.

Historia de Petra

Petra es la antigua capital del reino de los nabateos, una civilización que ocupó la ciudad en el siglo VI a.C. que aprovecharon la ubicación de la ciudad y la utilizaron como punto de hospedaje estratégico para las caravanas durante la Ruta de la Seda. Construyeron un sistema de canales y embalses de agua por toda la ciudad, donde los viajeros encontraban comida, agua y un lugar para descansar.

Pero con el cambio de las rutas comerciales, debido a la apertura de rutas marítimas, la importancia de la Ruta de la Seda como eje de unión comercial entre oriente y occidente fue decayendo. Se cree que Marco Polo fue el primer europeo que realizó la ruta, aunque se tiene constancia que Mafio y Nicolo Polo, tío y padre de Marco, ya habían realizado el viaje con anterioridad. Marco polo les acompañó en su segunda expedición y describió todo el recorrido y lo que vivieron en su libro Il Milione, conocido como Los viajes de Marco Polo o Libro de las maravillas.

Una nueva situación política en China y una nueva realidad económica y cultural en Occidente hizo posible que se establecieran nuevas relaciones entre ambos mundos. Desde ese momento, la Ruta de la Seda dejó de ser un camino de comerciantes y militares. Además de las mercancías, empezaron a intercambiarse ideas, idiomas y religiones. Los intelectuales y monjes de las principales religiones comenzaron a transitarlo y a intercambiar entre ellos las enseñanzas de Buda, Confucio, Jesucristo y Mahoma. Estos cambios comerciales y los terremotos que asolaron la ciudad de Petra, hicieron que los habitantes la abandonaran. Petra perdió influencia y se convirtió en una vaga sombra de lo que fue. La ciudad se sumió en un abandono total hasta 1812 cuando Jean Louis Burckhardt, un explorador suizo, la redescubrió para el mundo occidental.

Lugares indispensables en Petra

La mayoría de los monumentos que se pueden encontrar fueron esculpidos por los nabateos, aunque la ciudad ya había estado habitada anteriormente por los edomitas.

Para muchos, Petra es sólo El Tesoro, el monumento más famoso del recinto. La fachada, dividida en dos plantas, mide 43 metros de altura y 23 metros de ancho. Se trata de un santuario o una tumba, no se sabe con certeza, construido por los nabateos en el siglo 1 a.C. Los beduinos pensaban que en su interior había escondido un tesoro, por ello disparaban con pistolas a la fachada y aún pueden verse marcas de balas en la parte superior. El interior, donde solo hay una sala vacía, está cerrado al público.

El Tesoro, principal monumento de Petra

Aunque El Tesoro es la principal atracción, Petra tiene otros lugares de interés que merecen una visita.

  • El Siq. Para llegar hasta El Tesoro hay que recorrer el Siq. Se trata de un desfiladero de 1,2 kilómetros de largo con paredes de más de 80 metros de altura que van estrechándose en algunos puntos. Se puede recorrer de tres formas: a pie, en burro o en un carro tirado por caballos.

Paredes del Siq, el desfiladero que lleva hasta el Tesoro
  • La Calle de las Fachadas. En esta antigua calle se pueden observar un gran número de tumbas nabateas y el desvío que lleva hasta el altar de los Sacrificios. Allí, los nabateos sacrificaban animales y, posiblemente, personas.
  • El Teatro. De estilo griego, contaba con una capacidad para 3000 personas. Fue dañado por uno de los terremotos que asolaron Petra, y parte de la estructura quedó destruida. 
  • Las Tumbas Reales. Pueden verse desde, prácticamente, cualquier rincón de Petra. Encontramos la Tumba de la Urna, la Tumba de Seda, la Tumba de Corinto y la Tumba del Palacio. Para muchos, esta zona tiene un aspecto similar a la Capadocia, en Turquía.

Calle de las Fachadas en Petra
  • La Calle de las Columnas. Esta parte era el antiguo centro de la ciudad de Petra. Se trata de una gran avenida rodeada por varias columnas de mármol que hace dos mil años estaba llena de tiendas y edificios.
  • El Monasterio (foto de portada). La subida al Monasterio es una de las rutas más conocidas de Petra. Hasta el Monasterio se puede acceder a pie, subiendo más de 800 escalones, o a lomos de un burro. El ascenso dura entre 45 minutos y 1 hora, y a lo largo del sendero se pueden ir encontrando diferentes puestos de souvenirs. La fachada del Monasterio mide 45 metros de alto y 50 metros de ancho.

El Tesoro
  • Los miradores. En Petra se pueden encontrar algunos miradores para observar el Tesoro desde las alturas. Uno de ellos es el que sigue el camino de las Tumbas reales. Para recorrerlo se tarda una hora más o menos, pero se tienen grandes vistas sobre distintos monumentos de Petra y, finalmente, sobre el Tesoro. 

El valor histórico y arquitectónico de Petra es innegable. Para observar sus ruinas puedes viajar por tu cuenta o con un viaje organizado por una agencia especialista en viajes a Jordania.

¡Si te ha gustado el artículo compártelo con tus amig@s!