VIAJAR A LA GRAN MURALLA CHINA

La mayor frontera del mundo. Una construcción que ha conmocionado a muchísimas civilizaciones durante la historia. Está claro que la Gran Muralla China es uno de esos lugares que deben visitarse. Aquí te explicamos lo que tienes que conocer como visitante, para que comprendas su importancia histórica y cultural llevándote el mejor de los recuerdos.

Su importancia histórica

200 años antes de Cristo, el emperador de la Dinastía Qin decidió que se debía construir una larga fortaleza (Chángchéng). Al emperador también se le conoce por hacer los soldados de Xian, un ejército de soldados de terracota que enterró para que le acompañaran en su camino al más allá.  

Mandó construir esta muralla de la que actualmente solamente se conserva una pequeña parte. Y es que en la antigüedad esta muralla llegó a alcanzar los 4.000 km de longitud. Los tramos de la Gran Muralla que se visitan en la actualidad fueron construidos en el siglo XV y restaurados con posterioridad, de manera que los viajeros pueden disfrutar de una muralla muy bien edificada en la mayoría de sus tramos.

Te preguntarás por qué se construyó una muralla de estas dimensiones. Pues claramente la voluntad principal era defensiva, y es que los ejércitos nómadas del norte de China habían intentado invadir el país en varias ocasiones. Para protegerse de estos enemigos se construyó la muralla. Pero además, esta fortificación servía como línea comunicativa dentro del ejército, ya que al conectar gran parte del territorio los soldados podrían saber de manera eficaz cuándo les atacaban.

El territorio montañoso no permitía la movilidad del ejército en esa zona, con lo que construir un camino dentro de esta muralla significaba la posibilidad de transportar carruajes de manera fácil. El gran muro adquirió su propia simbología. Alzar tal construcción significaba diferenciarse de todo lo externo a ellos, con lo que los invasores pasaron a tener muy claro que no formaban parte del imperio chino y que no eran bienvenidos.

Una frontera titánica

Ya en los siglos XV y XVI los emperadores Ming decidieron que la barrera defensiva del norte de China debía modificarse. Para ello juntaron a los mejores ingenieros de la época, que construirían esta muralla tan resistente, hecha de ladrillo y piedra. La antigua era mucho más débil. Para que la estrategia defensiva fuera óptima, era necesaria la conexión de torres de vigilancia a una distancia tal que pudieran verse con facilidad las unas a las otras. De este modo, si se presentaba una amenaza enemiga, los vigías de cada una de las torres encenderían un fuego que se iría transmitiendo de torre a torre hasta llegar a la capital.  

En una misma torre llegaban a vivir de 30 a 50 hombres, que hacían guardias de cuatro meses. Estos soldados habitaban en las torres, que se alzaban como una versión simplificada de castillos medievales. Esta fue sin duda una obra de ingeniería que requirió de una gran planificación y esfuerzo. Y es por esto que ha llegado a nuestros días como una obra que millones de personas quieren conocer en su viaje a China.

Leyendas sobre La Muralla China

Hay muchas leyendas alrededor de la muralla china. Una de ellas es que puede verse desde el espacio. Esta verdad a medias fue extendida por el antropólogo amateur Robert Riplay, que publicó en 1932 que la Gran Muralla China sería la única estructura creada por el ser humano que podría observarse desde la luna. Claramente, en 1932 el hombre todavía no había conquistado la luna, con lo que la afirmación de Riplay quedó en el imaginario colectivo sin que llegara a ser cierto.

La nomenclatura fue cambiando a lo largo de los años, en la época en la que se construyó se conocía como “el muro largo”, “el muro púrpura” o “el dragón de la Tierra”.

Objetos de recuerdo

Todo viajero quiere llevarse un pequeño tesoro de su viaje. Además, es muy habitual que queramos llevar un obsequio a nuestros seres queridos cuando volvemos a casa, con lo que los souvenirs son una buena parte en todo gran viaje. Algunos de los regalos que puedes encontrar en la Gran Muralla China son objetos de cerámica similares a los que se producían en porcelana durante el gobierno de la Dinastía Ming

En la Gran Muralla China no tendrás problemas a la hora de encontrar recuerdos. A lo largo de toda la muralla hay varios establecimientos en los que elegir los objetos más representativos de tu viaje.