10 MUSEOS CURIOSOS E IMPRESCINDIBLES

“Los museos son lugares donde el tiempo se transforma en espacio”. Es una frase del premio Nobel de Literatura, Orhan Pamuk. Y es cierto, los museos son lugares especiales, donde los sucesos acontecidos durante la historia parecen confluir en un único punto. En este post, hemos querido recopilar algunos de los museos más auténticos y singulares del mundo, alternativa a la clásica imagen de museos con cuadros de gran valor pictórico. ¿Te acercas a este sorprendente viaje?

Museo Houdini (New York, EEUU)

Camisas de fuerzas, esposas metálicas, cadenas, sarcófagos, cajas y todo tipo de artilugios que empleó el gran ilusionista y escapista austrohúngaro se encuentran aquí, en su más aclamado museo. “Mi cerebro es la clave que me libera”, decía Houdini, que escapaba de cualquier  que se propusiera. Cabe recordar que Harry Houdini se nacionalizó estadounidense y vivió gran parte de su vida en Nueva York. Ejerció como trapecista, mago, piloto, productor de cine o historiador, entre otros oficios. Esta singular historia ha dado para acumular ingente material acerca de su vida y obra, que recoge el museo. También es un espacio de encuentro entre magos, y se realizan con regularidad conferencias y encuentros entre aficionados a la magia.

Un museo gratuito situado en la cuarta planta del 213 West 35th St, dentro del Fantasma Magic de New York.

Fotografía de las redes sociales del museo, donde se ve la maleta de instrumentos de Houdini.

 

Museo del Ramen (Yokohama, Japón)

Se trata de un parque temático culinario centrado en el universo ramen, donde se puede encontrar un sinfín de variantes de este popular plato japonés con seguidores en todo el mundo. Además, en su interior se recrea de forma fantástica el Japón de los años treinta de la era Shōwa (entre 1955 y 1964), en concreto el barrio de Shitamachi. Con un patio que simula arquitectónicamente las calles del Japón de la época y destinado al consumo de ramen. En su interior, nueve afamados restaurantes del país te ofrecen sus mejores especialidades, que podrás pedir a través de las máquinas dispensadoras propias de entonces. Podrás conocer en profundidad la historia de este plato, que cuenta con multitud de interpretaciones culinarias, y llevarte a casa los productos necesarios para prepararlo. Es muy sencillo llegar a sus instalaciones y alberga espectáculos callejeros.

En Museo del ramen de Shin-Yokohama se respira el Japón del siglo pasado y un delicioso olor a ramen.

 

Museo del Tsunami (Telwatta, Sri Lanka)

Porque ningún pueblo es pueblo sin memoria, en Sri Lanka nos recuerdan la tragedia del tsunami que arrasó la isla en 2004. Se calcula que 35 mil personas perdieron la vida durante el desastre, afectando primordialmente a las comunidades de pescadores. Este pequeño, pero de alguna manera, acogedor museo alberga testimonios, fotografías y objetos que recuerda el fatal suceso y rememoran los primeros años vividos durante el desastre (la llegada de ayuda humanitaria, la solidaridad entre coetáneos, las decisiones gubernamentales). Se trata de una colorida casa ubicada a unos pasos del mar. Un museo necesario que recuerda el tesón y la dignidad el pueblo para salir adelante, de acceso gratuito y en el que puedes dejar una donación al acabar el tour.

Memorial instalado en el interior del recinto del Tsunami Museum, en Telwatta.

Parque provincial de los dinosaurios (Alberta, Canadá)

No es exactamente un museo pero de alguna manera es como si lo fuera. Este espectacular parque ubicado en la provincia de Alberta, de 73.29km² y creado en 1955, fue declarado en 1979 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Inmensas tierras baldías y praderas a lo largo del valle del Río Red Deer, con un ambiente de estepa semiarido. En su interior, un complejo con sedimentos de dinosaurios que abarcan un periodo histórico de hasta dos millones de años. 35 especies diferentes de dinosaurios alberga este parque único en el mundo.

Su paisaje y yacimientos, formados gracias a la erosión, son de una belleza espectacular. Cada verano, paleontólogos de todo el mundo acuden a realizar estudios al parque durante 10 semanas. El parque contiene un área de laboratorio, y el enorme Royal Tyrrell Museum, dedicado exclusivamente al estudio y exhibición de la vida prehistórica. Cuenta con un ingente material pedagógico, sala de vídeos y de teatro preparados para recibir visitantes. Uno de los “must” de Canadá.

Imagen de flickr de un hermoso atardecer en el Parque Provincial de los Dinosaurios.


Museo de los inodoros (Nueva Delhi, La India)

India es única e inimitable, incluso para los museos. También conocido como Museo del WC o Museo Internacional de Retretes de Sulabh, os podéis imaginar qué vais a encontrar en este surrealista y curioso espacio. Váteres de todo tipo (de cuero, tazas de mármol, detalles dorados, madera decorada…) que cuentan con mecanismos y estructuras para la más cómoda deposición. Recorrerás a través de hechos, fotos y objetos la evolución histórica de los baños desde el año 2500 a.C. hasta la fecha.

Fundado por el doctor Bindeshwar Pathak, humanista y reformador social de La India contemporánea. Aunque pueda parecer que se trata solo de un “museo curioso”, recoge gran conocimiento científico y da a conocer la inteligencia colectiva alrededor del acto de la evacuación. La misión del museo es proveer de conocimiento y buenos hábitos a la población de La India y servir como toma de conciencia respecto a la necesidad de establecer inodoros públicos por parte de los gobernantes.

Auténticos tronos te esperan en este museo reivindicativo de La India.

Museo de los vestigios de la guerra (Ho Chi Minh City, Vietnam)

Ubicado en un antiguo edificio de la administración americana, estamos ante otro museo relacionado con la historia, en este caso del último conflicto bélico vivido en Vietnam (la guerra contra Estados Unidos que tuvo lugar entre 1955 y 1975). El museo cuenta con numerosa maquinaria de guerra americana que quedaron en suelo vietnamita, así como armamento y objetos de soldados. Un museo no apto para personas muy sensibles pues muestra mediante fotografías los efectos de la guerra -y del agente naranja- sobre la población civil. El fondo del museo, su oratoria y textos mandan un mensaje de paz y contra el horror de las guerras.

En la planta baja se muestra la ayuda internacional que recibió Vietnam durante la ocupación americana. Lo que nos narraron en Apocalypse Now de Francis Ford Coppola o La Chaqueta Metálica de Stanley Kubrick, pero visto desde el otro lado.

Tanque M-41, uno de los vehículos de guerra utilizados en Vietnam por la armada estadounidense.

 

Condom museum (Nonthaburi, Tailandia)

La necesidad de concienciar en torno a las enfermedades venéreas y, sobre todo, la propagación del sida, provocó que en los años noventa se inaugurara este museo del preservativo en Tailandia. En él, podrás ver multitud de variedades de preservativos y comprobarás las pruebas de resistencia a las que se les somete a las unidades en su proceso de fabricación. Además de distintos objetos destinados al placer sexual.

Hay que tener en cuenta que en Tailandia la timidez de los adolescentes a la hora de tratar el tema de la iniciación sexual y una opinión negativa en torno al uso del preservativo, hacía necesario medidas de impacto para la toma de conciencia en relación al uso del preservativo. Surtió efecto, durante dos décadas se redujo el sida en un porcentaje enorme, el 87%. El museo se encuentra en la ciudad de Nonthaburi y su labor como espacio de concienciación ha sido imprescindible. Hoy en día, un lugar con multitud de curiosidades e información relativa a la salud mundial en cuanto a educación sexual.  

Miles de tipos de preservativos podrás encontrar en este singular museo.


Museo de los espías (Washington, EEUU)

Si te gusta el mundo de los agentes secretos y de los investigadores, este museo te encantará. Un repaso a la historia del espionaje al que accederás gracias a una identidad falsa. Este museo tiene mucho de juego de rol y es ideal para disfrutar de un día diferente en familia. Descubrirás salas temáticas -como la imprescindible de James Bond, el agente 007-, artefactos, juegos de lógica, curiosidades del espionaje e historias reales. Algunos de los objetos de la exposición son espectaculares, como el paraguas con silenciador incorporado o el Ashton Martin. Curiosamente, se encuentra no demasiado lejos de las oficinas del FBI en Washington y fue creado en 2002 por ex jefes de la CIA estadounidense, la KGB soviética y el MI6 británico.

Pon a prueba tu memoria, tu curiosidad, capacidad de asociar ideas y estate atento a todo lo que pasa a tu alrededor, el Spy Museum evaluará tus capacidades como espía.

Museo de la Ventriloquia (Kentucky, EEUU)

Cambiando de estado, pero no de país, podemos encontrar este fascinante museo, pequeño pero encantador, dedicado al mundo de la ventriloquia. 900 muñecos de tres siglos diferentes se acumulan en sus instalaciones. Una colección privada que comenzó Vent Haven -de ahí el nombre del museo, que se puede encontrar en la red como Vent Haven Museum– y que ha terminado convirtiéndose en una asociación sin ánimo de lucro. Cuentan además con una gran convención anual al que acuden numerosos ventrílocuos a demostrar sus habilidades y poner en común su conocimiento. Algunos domingos tienen las puertas abiertas y no es necesario pagar entrada, aunque como más jugo le puedes sacar a la visita es a través de sus visitas guiadas (la donación sugerida es de 10 dólares).

Fotografía de la Fan Page de Facebook del museo.

Museo subacuático de arte (Cancún)

El arte puede y debe ser contemplado desde cualquier lugar, incluido debajo del mar. 500 esculturas sumergidas en aguas del caribe mexicano para el deleite de sus privilegiados visitantes. Tres galerías (Manchones, Punta Nizuc y Punta Sam) repartidas entre Cancún e Isla Mujeres. Este museo subacuático creado para demostrar la feliz coexistencia entre arte y medio ambiente ha terminado convirtiéndose en un milagroso arrecife artificial. Sus figuras incluye una lectura crítica de la relación del ser humano con la naturaleza. Se puede visitar mediante una embarcación con ventanas a los costados, haciendo buceo o snorkel. El mismo museo realiza numerosas actividades acuáticas. “Pasear” por esta especia de ciudad perdida en el fondo del mar es una experiencia sensorial.

Y vosotros, ¿Qué otros museos curiosos pensáis que merecen la pena visitar alrededor del mundo? ¡No dudes en dejarlo en los comentarios!