Jerash, uno de los imprescindibles de Jordania

A pocos kilómetros de Amman, se encuentra uno de los imprescindibles de Jordania: Jerash, la ciudad grecorromana del país. Junto con la famosa Petra, es uno de los enclaves jordanos que más turistas acoge, ya que se trata de una de las polis romanas que en mejor estado se encuentran.

En su día bautizada como Gerasa, esta polis fue una de las más importantes de la parte de Oriente dominada por el Imperio romano. Con el paso del tiempo, que se pasó siglos bajo la arena del desierto hasta que hace 70 años, unas excavaciones arqueológicas hallaron esta antiquísima urbe.

En este post te comentamos todo lo que debes saber sobre Jerash.

Historia – Jerash uno de los imprescindibles de Jordania

Jerash empezó a ganar fama durante la época de Alejandro Magno, ya que sus tierras eran muy fértiles y era un punto estratégico de varias rutas comerciales. Más tarde, con la llegada del Imperio romano, Pompeyo la anexó al imperio romano y el emperador Trajano la convirtió en una esplendorosa urbe. Pasó a formar parte de la Decápolis, que incluía varias ciudades de Siria, Israel y otras de Jordania.

En el 129 d. C., se construyó uno de los monumentos más importantes de la polis. A partir de entonces, la urbe sufrió una decadencia progresiva, ya que empezaron a ganar importancia las rutas comerciales marítimas y a perder fuerza las rutas interiores. Finalmente, en 746 se destruyó gran parte de la ciudad debido a un fuerte terremoto y los pueblos cercanos iniciaron distintas invasiones, transformando los brillantes edificios de mármol blanco en fortalezas templarias

Qué ver en Jerash

Jerah está a la altura de la italiana Pompeya o la turca Éfeso, ya que ofrece una gran cantidad de edificios que visitar. Los expertos creen que la ciudad ocupaba 100 hectáreas e incluía algunos edificios muy avanzados para la época, como escuelas, fuentes públicas y mucho más. A continuación, os dejamos un mapa con las principales atracciones de la polis:

Mapa Jerash
En verano, Jerash abre sobre las 7:30 y se cierra a las 20:30. En cambio, en invierno, abre de 7:30 a 19:00.

En su interior, podrás ver los siguientes enclaves:

Arco de Adriano – Jerash uno de los imprescindibles de Jordania

Arco de Adriano

Lo primero que encontrarás al entrar es el Arco de Adriano. Es, sin duda alguna, el edificio más importante del recinto. Cuando la fascinante ciudad empezó a ganar fama, el emperador decidió hacer una breve visita a la urbe. El enorme edificio cuenta con 3 arcos, el mayor de ellos, situado en el centro, actualmente mide 13 metros, la mitad de su altura hace dos milenios.

Ha llegado a nuestro tiempo increíblemente bien conservado, algo que sorprende bastante teniendo en cuenta su longevidad.

Hipódromo

Hipódromo

En su época de máximo esplendor, llegó a tener aforo para unos 15 000 espectadores. Además de carreras de caballos, albergaba la mayoría de funciones de entretenimiento público.

Tenía una longitud de 245 metros y una planta rectangular y alargada. Además, fue construido entre los siglos I y III. Aunque se ha perdido la parte central de la spina y de la cavea (gradas), aún conserva una parte de los arcos situados bajo esta.

Plaza Oval – Jerash uno de los imprescindibles de Jordania

Su silueta es la más conocida de toda la ciudad. Se trata del Foro, donde se unían las principales vías de la ciudad y la zona de reunión pública de los habitantes. Está rodeada por 56 enormes columnas y su forma recuerda a la de la plaza de San Pedro (Vaticano).

Tanto el suelo como las columnas son originales. Además, Las mejores vistas de este enclave son desde el templo de Zeus.

Cardo Máximo

Cardo Maximo

Se trata de la principal vía de la urbe y conectaba las puertas sur y norte. Si caminas por estas vías, podrás ver las ruinas de algunos de los edificios más relevantes de la polis. Así mismo, si te fijas, te darás cuenta de que en el suelo están marcadas las ruedas de los carruajes de la época. Las columnas tienen diferentes alturas debido a que las casas y tiendas que tenían detrás eran de diferentes tamaños.

Templo de Artemisa – Jerash uno de los imprescindibles de Jordania

Templo de Artemisa

Este antiguo templo estaba dedicado a la diosa de la guerra y de la fertilidad, que además era la patrona de la urbe. Es uno de los edificios más famosos de la ciudad, construido por orden del emperador Pío. Como era la diosa favorita de los locales, el templo estaba engalanado con motivos de mármol blanco.

Los libros de historia dicen que contenía una enorme estatua de Artemisa, pero hoy en día todo lo que podemos observar son una decena de columnas.

Ninfeo

NinfeoSe trata de una enorme fuente construida en honor a las ninfas, las hijas de Zeus que vivían en los bosques o en las aguas. Además de una fuente, justo al lado se encontraba un templo que honraba a estas deidades.

Es una de las claras muestras de cómo la arquitectura romana se las ingeniaba para abastecer de agua a fuentes tan enormes como esta.

Teatro Norte – Jerash uno de los imprescindibles de Jordania

Teatro Norte

También conocido como Odeón, además de albergar diferentes representaciones, era el lugar de reunión de los gobernantes de la región. De hecho, aún se pueden leer los nombres inscritos en los diferentes asientos.

En el exterior podrás ver una inscripción con su nombre y la fecha de su construcción, durante el siglo II. Fue destruido durante el gran terremoto del 749.

Teatro Sur

Teatro sur

Construido junto al Templo de Zeus, podía albergar hasta 5000 personas. Fue construido durante el siglo I, y albergaba conciertos musicales, obras de teatro y concursos de poesía. Hoy en día, aún se celebran conciertos gracias a su increíble acústica. Si tienes la suerte de que algún músico local decida tocar en la parte inferior, podrás comprobarlo.

Consejos para visitarla – Jerash uno de los imprescindibles de Jordania

Te recomendamos que vayas a primera hora de la mañana, ya que no hay lugares para protegerse del sol. Además, suele ser un enclave bastante frecuentado, por lo que cuanto antes vayas, con mayor tranquilidad podrás recorrer la ciudad.

La visita dura más o menos 2 h y 30 min (e incluso 3 h) por lo que te recomendamos que lleves un calzado cómodo, crema solar, gorra y agua u otra bebida que te hidrate, ya que vas a caminar bastante y las temperaturas suelen ser altas.

A la salida, te recomendamos visitar las pequeñas tiendas donde venden souvenirs típicos de la zona. No obstante, aléjate un poco a la hora de buscar un sitio donde comer, ya que los restaurantes de las inmediaciones suelen ser menos económicos y de menos calidad.

Por último, recordamos que es un yacimiento de casi 2000 años de antigüedad, por lo que debemos respetarlo. Sigue las normas del lugar y no te subas a ninguna de las estructuras fuera de las permitidas.

Esperamos que hayáis aprendido cosas nuevas sobre esta fascinante ciudad situada en Oriente Medio. Si deseas visitarla, recordamos que Jordania es uno de los destinos abiertos al público ahora mismo.