EL COLOR DEL AÑO 2019 ALREDEDOR DEL MUNDO

Cada año, la empresa estadounidense Pantone elige el color que marcará las tendencias en diseño, moda, decoración y artes gráficas durante los siguientes doce meses. Living Coral fue el elegido para 2019, un naranja brillante que describen desde la empresa como “un tono coral, animado y vital que apuesta por la vida, con matices dorados que aportan energía y dinamismo con un toque de suavidad”. Atrévete a embarcarte en un viaje alrededor del mundo en busca de este vibrante color: para encontrarlo, solo hay que mantener los ojos bien abiertos.

Imagen: Pantone 16-1546 TPX Living Coral

 

EL ARRECIFE DE CORAL DE BALI

Por supuesto, los arrecifes de coral son los lugares más evidentes en los que encontrar el color de 2019. Entre las numerosas zonas del Triángulo de Coral, el área del Pacífico con más biodiversidad marina del mundo, las playas de Bali destacan por la suavidad de sus corrientes y aguas cristalinas. Esto las convierte en el destino perfecto para bucear o hacer esnórquel y descubrir así la gran variedad de coloridas especies animales y vegetales que habitan en sus orillas poco profundas. Sin embargo, es importante recordar que los arrecifes de coral están en peligro debido a la contaminación y al calentamiento global, por lo que su protección es esencial para asegurar su supervivencia.

 

LA PIEDRA DEL VALLE DE LAS MIL PAGODAS (MYANMAR)

En Bagan, la antigua capital de lo que hoy es Myanmar, se encuentra uno de los yacimientos arquitectónicos más impresionantes del mundo: el Valle de las Mil Pagodas. Entre la espesa niebla y vegetación esmeralda, se erigen dos mil templos budistas de piedra anaranjada construidos entre los siglos XI y XIII y declarados Patrimonio de la Humanidad. Pasear entre las ruinas y admirar las estupas milenarias es una experiencia inolvidable con la que disfrutar del color del año. 

 

EL ATARDECER EN LAS PLAYAS DE TAILANDIA

Se dice que los atardeceres en Tailandia son especiales. Tal vez sea por la manera en la que incide la luz del sol en el sudeste asiático, por sus playas paradisíacas o por la atmósfera mágica que se crea al final del día, cuando todo se detiene y el cielo se tiñe de un tono coral. A medida que el sol se acerca al horizonte, los colores se suceden, se mezclan y se diluyen, mientras se reflejan en la arena blanca, en el cálido océano y en todos aquellos que asisten al espectáculo que se produce cada día. Además, como no hay dos atardeceres iguales, en ellos se pueden contemplar casi todos los colores que han sido o serán nombrados como los más representativos del año.

 

LOS TORII DE FUSHIMI INARI (JAPÓN)

El complejo de templos de Fushimi Inari, en la Prefectura de Kioto, es el santuario sintoísta más importante dedicado a Inari, diosa de las cosechas y patrona de los negocios. Se sitúa en la colina de una montaña y, para llegar a su cima, se recorren una multitud de senderos marcados por miles de torii anaranjados. Estos arcos tradicionales japoneses son donaciones realizadas por aquellos que quieren mostrar su gratitud por el éxito que han obtenido en los negocios. Además de delimitar el camino, sirven de división entre el espacio profano y el sagrado. Recorrer estos pasadizos corales es la manera más espiritual de descubrir el color de 2019.

 

LOS PIGMENTOS DEL FESTIVAL HOLI (LA INDIA)

El festival Holi se celebra todos los años en la India y en otros lugares con población hindú para dar la bienvenida a la primavera. Durante el primer día, se queman hogueras para purificar la estación que comienza. Este ritual religioso se convierte en una fiesta al día siguiente, cuando habitantes y turistas salen a la calle a lanzarse polvos multicolores los unos a los otros y a llenar las ciudades de música y danza. Los pigmentos naranjas vibrantes son de los más populares y provienen de las flores del árbol sagrado Butea frondosa, que se asemejan a una cálida llama roja.

 

EL CAÑÓN DEL ANTÍLOPE (ESTADOS UNIDOS)

Millones de años de viento, inundaciones y erosión han creado la espectacular formación geológica conocida como el Cañón del Antílope, junto al Glen Canyon de Arizona y a tres horas al norte del Gran Cañón de Colorado, en Estados Unidos. Adentrarse en esta profunda grieta de pasadizos estrechos que llegan a tener una altura de hasta 40 metros es la mejor manera de presenciar los juegos de luces y sombras que fluyen a través de la roca lisa de tonos corales, naranjas, rojos y morados, que cambian con la posición del sol. 

 

Living Coral es una clara apuesta por un 2019 intenso, optimista y aventurero, tres deseos que se ven cumplidos en estas seis maravillas naturales y culturales del mundo. Visitarlas es indispensable para todos los amantes de los viajes, la fotografía y los retos. Y, si ya las conoces todas, no te preocupes: 2020 traerá un nuevo color que perseguir por todos los rincones del planeta.