¿QUÉ COMER PARA EVITAR EL JET LAG?

Aquellos que viajan frecuentemente  juran que tienen una gran variedad de trucos para evitar el jet lag. Por ejemplo, buscan la luz del sol al aterrizar, eligen tomar agua en vez de otras bebidas o evitan el alcohol. Pero hay más formas para reactivar el ritmo del cuerpo que disfrutar de un día soleado o una botella de agua.

Adaptar el horario de las comidas y el tipo de alimentos puede ser una buena forma de combatir el insomnio, la fatiga, el mal humor y otros síntomas del jet lag. Aquí encontrarás cuatro útiles y prácticos tips para prevenir la descompensación horaria.

 

jet-lag-cafe-GrandVoyage

1 Programa bien tu primer café a la llegada

Para ayudar a tu cuerpo a adaptarse a una nueva zona horaria, debes desayunar a la hora que se hace en tu destino y almorzar a la hora de la comida. La cafeína es un estimulante particularmente potente que tarda de seis a ocho horas en metabolizarse. Si te tomas un capuchino en Roma a las 5 de la tarde (incluso si son las 9 de la mañana. en casa), es posible que no te puedas dormir, como muy temprano, hasta las 11 de la noche. Como regla de oro: si llegas después del mediodía, deja el café para la mañana siguiente.

 

jet-lag-frutos-rojos-GrandVoyage

2 Come frutas tipo bayas

El aire acondicionado del avión y la diferencia horaria pueden deshidratarte y perjudicar a  tu sistema gastrointestinal y hacer que sea más lento. Si compras frutos del bosque, seguro que te ayudan a regular tu organismo. Las bayas como los arándanos, las frambuesas, las fresas, las moras o las cerezas pueden potencialmente ayudar a superar el jet lag.  

Estas frutas contienen fitonutrientes, antioxidantes, fibra y agua.  Consumir estos alimentos ayuda a mejorar la regularidad intestinal y los antioxidantes pueden disminuir la inflamación asociada con la deshidratación y los viajes. Otras frutas como la sandía y las verduras ricas en agua como el apio y la lechuga también pueden colaborar.

Las cerezas son uno de los pocos alimentos que contienen la hormona del sueño natural del cuerpo, la melatonina. Los plátanos tienen un alto contenido de magnesio y potasio, dos minerales que nos ayudarán a quedarnos dormidos. Es bueno combinarlos con un vaso de leche desnatada. El calcio en la leche actúa como ayuda para dormir al convertir el aminoácido triptófano en melatonina.

 

jet-lag-spaguettis-GrandVoyage

3 Come carbohidratos para la cena

Los alimentos como el arroz, la pasta y las patatas hacen que el aminoácido triptófano que promueve el sueño llegue al cerebro. Las proteínas magras como el pollo y el pescado también contienen altas cantidades de triptófano.

 

jet-lag-ensalada-GrandVoyage

4 Come por energía en vez de gula

Aunque después de un largo vuelo te sientas tentado por la comida rápida, al llegar a ese aeropuerto en la otra mitad del planeta, ve con precaución. La comida rápida procesada puede reducir los niveles de una sustancia química calmante para el cerebro llamada serotonina, lo que dificulta poder conciliar el sueño más tarde. La sal solo te hará sentir más hinchado que el largo trayecto en el avión. El queso puede estreñirte más.

 

jet-lag-vegetales-GrandVoyage

 

Lo mejor después de un trayecto largo en avión es ser aburrido con la comida. Come verduras frescas y asadas, pastas integrales o aprovecha las grasas saludables de alimentos como los aguacates o las nueces. Estos alimentos te proporcionarán energía sostenida durante todo el día.

Si te ha gustado este artículo compártelo para que tus amigos también puedan viajar sin sufrir los efectos del jet lag. Para organizar tu viaje y evitar el estrés cuenta con tu agencia de viajeros especialista en grandes viajes.