10 platos que tienes que probar si viajas a Argentina

Viajar a Argentina es una experiencia en sí misma. La cercanía de sus gentes, sus majestuosos atractivos naturales, la singularidad de sus urbes y, por supuesto, su gastronomía, suponen una mezcla irresistible para el viajero. El carácter y la pasión argentina se puede descubrir a través de sus mejores platos. Desde sus famosos asados de carne hasta los guisos típicos del norte (que nacieron en zonas como Jujuy, Salta o Tucumán), pasando por la comida que se sirve en la calle o las recetas derivadas de sus ancestros, la gastronomía argentina conforma un conjunto para chuparse los dedos.Toma nota para tu próximo viaje, porque vamos a repasar sus manjares imprescindibles.

Asado Argentino

El plato más conocido de Argentina es mucho más que un plato, se trata de una celebración social, casi un rito que se celebra en comunidad. Desde una reunión de amigos hasta la congregación de hinchas del mismo club de fútbol o una comida de domingo en el campo, cualquier excepcionalidad es digna de celebrarse con un asado. El asado tiene su propia idiosincrasia, un ordenamiento particular y un final apoteósico. Por lo general, se comienza sobre las brasas de barbacoa con la morcilla y la achura, se continúa con el choripán y se acaba con los cortes maestros de la carne. Hay muchos y de diferentes texturas, pero nuestros preferidos son: El vacío, el matambre, la tira de asado o la entraña. Se suele acompañar de ensalada y de salsa chimichurri (que se realiza mezclando en un mortero en diferentes cantidades ajo, guindilla, orégano, tomillo, perejil y pimentón).

Los asados en Argentino son mucho más que un evento gastronómico, un evento social.

Milanesas

Aunque existen diferentes variedades de carne para hacer milanesas, incluso se pueden hacer de pescado, en Argentina se suelen realizar con carne de ternera. El secreto consiste en mojar la carne en huevo batido y pasarla por pan rallado, antes de freír la carne. Según los expertos, una buena milanesa debe ser “tierna, con la carne y el pan que no se separan y fritas al punto”. Los dos cortes de carne más recomendados son peceto y nalga. El corte debe estar en torno a un centímetro de grosor, y para sazonarla basta con sal, pimienta, ajo, perejil y vinagre. Y un secreto si quieres prepararlas de manera casera: Compra pan rallado casero, del de las panaderías de toda la vida, no industrial ni de bolsa de supermercado.

Un ejemplo de buena milanesa, tostada y crujiente, pero de interior jugoso.

Empanadas

Otro de los clásicos argentinos por antonomasia, las empanadas argentinas. Las destacamos en nuestro diccionario argentino y ahora aportaremos más datos. Aunque hay cientos de interpretaciones de este clásico gastronómico, la carne suele formar parte de su relleno. Sobre una masa de harina, levadura y sal, encontrarás variedades para todos los gustos. Podrás encontrar empanadas vegetarianas, de queso, de pescado o de mariscos. Hasta en su repulgo, el pliegue en forma de pellizco, presentan formas diferentes. Además, en cada zona del país se realiza de una manera. Desde las empanadas de la Patagonia, que rellenan con alcaparras y se bañan en vino blanco, hasta las clásicas bonaerenses con huevo, ají y aceitunas, o las empanadas dulces de Córdoba, a las que se les añade uvas o se les unta en almíbar. Sea como fuere, lo ideal es que pruebes al menos un par de variedades por cada ciudad que visitas.

Cada zona del país tiene sus singularidades respecto a las empanadas. ¡Descúbrelas!

Locro

Procedente de las tierras andinas, de origen indoamericano y consumido masivamente durante la festividad del 25 de mayo, este guiso con base de maíz, zapallo, mandioca, poroto y papa, tiene multitud de acepciones, pero un procedimiento de elaboración similar. Se cuece durante horas a fuego lento, con las carnes elegidas como acompañante cocinadas aparte, y luego unidas posteriormente al guiso. Lo que era, de forma original, un guiso vegetal incorporó las carnes por influencia de los conquistadores. Un plato de invierno, que se come muy caliente y aporta gran cantidad de calorías.

El locro es espeso y lleno de sabor.

Choripán

El alimento por excelencia durante los partidos de fútbol en Argentina. Se trata de un chorizo criollo compuesto por un 70% de carne vacuna y 30% de carne de cerdo (aproximadamente), que se sirve cocinado a la parrilla y entre dos trozos de pan, pero ojo, no separados completamente, sino con un enlace entre ambos. Habitualmente se acompaña de chimichurri. Es habitual ver en los aledaños de los estadios de fútbol, puestos callejeros donde hacerse de forma económica con un auténtico choripán argentino.

Si te acercas a la bombonera, el olor a choripán circula alrededor del estadio.

Carbonada

Guiso de origen belga que se disputa junto al locro el título de mejor guiso argentino. Guisado en base a varias mazorcas de maíz, arroz y zapallo inglés o japonés, se dice que la Carbonada recibe su nombre a que los leños del fogón deben consumirse del todo durante el proceso de elaboración. Normalmente, a la cazuela se le unta mantequilla para dotarle de un mayor poso, y además de salpimentarlo al gusto, se le añaden dados de carne en cantidad abundante.

Pasta Argentina

La influencia italiana en Argentina se puede apreciar en todo su esplendor a través de sus artesanales pastas. Raviolis, canelones, lasañas, ñoquis y espaguetis se encuentran entre las recetas más cocinadas del país y en la práctica totalidad de restaurantes. De hecho, Argentina es uno de los países que más consume pasta (9,1 kilogramos por año). Por ello, su nivel de exigencia con respecto a la pasta es alto, y les gusta bien elaborada, sabrosa y servida al dente (pasta firme pero no dura). La influencia de las abuelas de origen italiano se percibe en la población.

Vitel Toné

Un clásico de las fiestas argentinas, servido en frío, es el vitel toné. Se trata de un corte de peceto de vaca hervido y cortado en finísimas rodajas, sobre las que se unta una salsa de crema de atún a mitad de camino entre la mayonesa y la mostaza. Se acompaña con verduritas, anchoas y alcaparras.

Alfajores

Argentina es un país top en el mundo en cuanto a la creación de postres y variedades que se pueden encontrar en cafeterías, restaurantes y comercios. Los alfajores es uno de sus postres estrella. Provienen de la versión andaluza del alfajor, y a España llegó a su vez del mundo árabe, pero con el tiempo se han constituido en un icono nacional argentino por méritos propios. Los argentinos tienen un paladar muy dulce e incorporaron dulce de leche dentro de la masa de alfajor (hecha de maicena, harina, huevo, vainilla y limón, entre otros ingredientes), detalle con el que llevaron los alfajores a la popularidad mundial. En sí, se trata de hacer galletas, cubrirlas de coco rallado y unirlas mediante un exquisito pegamento: El dulce de leche argentino.

Mate

La imagen icónica de una persona pegada a su mate remite inmediatamente a Argentina. El mate, además de denominarse al recipiente en forma de pera, también es la popularísima hierba que consumen de manera asidua en Argentina. Se trata de una infusión distinguida con la categoría de “Infusión nacional”. Esta hierba constituye un potente antioxidante, y tiene propiedades diuréticas y antioxidantes. Se bebe de forma lenta, a no más de 65 grados, y viene a ser el “café” argentino. Su sabor amargo propicia que muchas personas lo consuman con azúcar o “aliñándolo” con miel, para dotarle de mayor dulzor.

Hierba mate en un recipiente tradicional.


¿Y vosotros? ¿Qué otros platos típicos del país conocéis y habéis probado? ¡No dudéis en dejar vuestros comentarios!