5 cosas que hacer en Bogotá

//

El delicioso aroma de café recién tostado nos guiará por los rincones más cautivantes de Bogotá. Enclavada entre montañas verde esmeralda, la agitada capital colombiana sorprende gratamente a sus visitantes. 2600 metros de altitud y ocho millones de habitantes nos dan la bienvenida a una de las ciudades más dinámicas de Sudamérica. A continuación os proponemos cinco experiencias imprescindibles en tu viaje a Bogotá.

1. La Candelaria

La Candelaria se ubica en pleno centro histórico. Es el lugar donde se fundó la ciudad el 6 de agosto de 1538. De estilo colonial, con mucha vida en sus calles y rodeada de arte urbano. Aquí podréis conocer sitios emblemáticos como la Plaza de Bolívar y la Catedral Primada de Colombia. La Candelaria es un punto importante de interés cultural, con patios adoquinados escondidos en grandes casonas, museos históricos y tiendas de artesanías y esmeraldas. Hay que probar la chicha, bebida fermentada de maíz, en alguno de los restaurantes del centro histórico y conocer el Mercado de La Concordia, un mercado tradicional, fundado en 1933, donde podréis degustar los mejores platos de la comida casera colombiana como el ajiaco o el sancocho.

Catedral de Bogotá, La Candelaria

2. Museo Botero

Situado en una tradicional casona de La Candelaria, este museo alberga una numerosa colección de obras donadas a Colombia por el artista Fernando Botero. El mismo Botero orientó la disposición de las obras con criterio propio privilegiando, por ejemplo, colores como el verde y el blanco, muy característicos de la zona. La propuesta museográfica del artista tuvo un componente fundamental: la luz. Por ello, en las áreas comunes verás como la luz natural inunda los espacios otorgando equilibrio y luminosidad. Mientras que en los salones interiores la luz artificial es tenue y permite resaltar las obras dentro de una atmósfera más íntima. El patio central, rodeado de arcos coloniales y grandes ventanales, es el corazón del Museo Botero.

Muy cerca del lugar se encuentra el Centro cultural Gabriel García Marquez, ideal para hacer una pausa antes de continuar con tu recorrido por Bogotá. Se trata de un espacio cultural moderno, interior y exterior, con auditorio, salas de exposiciones, librería y cafetería. Fue diseñado en 2003 para el Fondo de Cultura Económica por el arquitecto Rogelio Salmona.​

Museo Botero. Foto: Banrep cultural

3. Cerro Monserrate

El cerro Monserrate emerge vigilante en el horizonte de Bogotá. Junto a Guadalupe es uno de los cerros tutelares de la ciudad y tiene una de las vistas panorámicas más asombrosas de la capital. La Basílica Santuario del Señor Caído de Monserrate está ubicada en la cima, a 3152 metros, y ha sido un lugar de peregrinación religiosa desde la época colonial. Además, es un lugar inmerso en la naturaleza, con una flora y fauna muy variada, propia del bosque Alto Andino. Cuenta con un ecosistema que se caracteriza por su rica biodiversidad, en la que se han identificado más de 100 especies de aves, entre ellas, más de 15 especies de colibríes. Se puede ascender al cerro por el sendero peatonal (si estás en buena forma), por teleférico o por funicular.

Cerro Monserrate

4. Usaquén

Usaquén es un pueblito acogedor, de calles estrechas y casas con tejado, dentro de Bogotá. Es un sitio popular para los amantes de la comida ya que cuenta con una amplia oferta de restaurantes y bares. El epicentro es el Parque de Usaquén, donde además se concentran cafés y cervecerías artesanales como la famosa Bogotá Beer Company. Todos los domingos de 9:30 a 19 hrs. se realiza un mercado de pulgas en la carrera 6A, entre las calles 119 y 120A. Aquí podréis encontrar artesanías, antigüedades, plantas, muebles usados, etc. Además, hay grupos de música en vivo, espectáculos de marionetas y puestos callejeros de comida gourmet.

La historia de la localidad de Usaquén tiene su origen en un poblado indígena que durante mucho tiempo fue un pueblo independiente de la ciudad, caracterizado por tener un gran flujo de viajeros que se desplazaban desde el nororiente del país.

Mercado de pulgas de Usaquén

5. Café colombiano

Definitivamente, algo que tenéis que probar en Bogotá es el café. Colombia es el tercer país productor de café del mundo, y si bien la mayor parte de los granos se exportan, siempre encontrarás un buen lugar para disfrutar de esta reconfortante bebida. A continuación, os recomendamos tres emprendimientos donde podréis degustar café de especialidad.

Colo Coffee Roasters tiene siete tiendas alrededor de Bogotá, seleccionan y tuestan diariamente granos de café de familias caficultoras colombianas. Su filosofía se centra en cuatro palabras: producción, cosecha, torrefacción y preparación.

Libertario cuenta con tres tiendas en Bogotá y una en Cartagena. El propósito de la marca se enfoca en la libertad de preservar la biodiversidad en origen. Libertario destina el 3% de sus ventas a iniciativas de reforestación y transformación de cultivos cafeteros hacia una agricultura regenerativa.

Azahar Coffee Company tiene dos tiendas en Bogotá y una en Armenia. Azahar busca la excelencia en la materia prima creando relaciones honestas y duraderas con sus caficultores, reconociendo su experiencia y pagando precios fijos rentables.

Café colombiano

Sin duda, un viaje a Colombia es una experiencia diferente, llena de color, aromas reconfortantes y sabores deliciosos. Bogotá es la puerta de ingreso a este universo mágico de ciudades coloniales con encanto, gente amigable y paisajes naturales impresionantes.

Historia anterior

Un viaje a París a través del cine

Siguiente historia

Omán, la joya de Oriente Medio