Salvador de Bahía, un viaje al lado más afro de Brasil

/

Salvador de Bahía es la ciudad más poblada del nordeste de Brasil. Cuenta con una extensa costa tropical con playas de arena dorada, aguas claras y palmeras espigadas. El paisaje urbano, gris y de concreto, se combina con el verde agreste y envolvente de su paisaje natural. Grandes autopistas, modernos centros comerciales e iglesias coloniales conviven con bosques indomables y frondosos parques naturales.

Un viaje a Salvador de Bahía es un viaje por el lado más afro de Brasil. La ciudad combina de manera formidable cultura afro y pasado colonial portugués. Sus costumbres y tradiciones están impregnadas de un valioso pasado africano que se manifiesta en diversas representaciones artísticas y culturales como, por ejemplo, la capoeira. Esta danza y arte marcial fue traída de África por los esclavos y funcionó como una herramienta de supervivencia, no solo para la defensa personal, sino también como identidad cultural.

A continuación te recomendamos algunos de los lugares imprescindibles en tu viaje a Salvador de Bahía.

Vista de la parta baja del Centro Histórico

Pelourinho

Pelourinho es el centro histórico de Salvador. Sus casonas coloridas de influencia portuguesa y sus antiguas iglesias de arquitectura colonial, reflejan cientos de años de historia. Cada noche, las calles adoquinadas del Pelourinho se llenan de comparsas de músicos y bailarines que ensayan e improvisan espectáculos y dan vida al centro histórico. Salvador se mueve al ritmo de instrumentos de percusión tradicionales como el berimbau (un instrumento en forma de arco que se usa en la capoeira), el atabaque (un tambor alto de madera) y el agogô (una campana alargada).

En la calle principal del Pelourinho se encuentra la Fundación Casa de Jorge Amado, inaugurada el 7 de marzo de 1987 y creada con el objetivo de preservar y estudiar las obras del escritor bahiano Jorge Amado, así como incentivar la investigación de la literatura nordestina, creando un foro de debates sobre la realidad brasileña enfocado en la lucha por la superación de la discriminación racial y socioeconómica.

La Iglesia Nuestra Señora del Rosario de los Negros es una iglesia católica del siglo XVIII construida durante casi 100 años por esclavos negros. Su historia está estrechamente vinculada a la migración negra. Cada martes a las 18 hrs. se realiza una misa católica que incorpora elementos de la cultura africana. Ofrendas, danza, música en vivo y aplausos son vividos con algarabía por los fieles. Para asistir a la misa debes llegar temprano dado que la iglesia se llena rápidamente. La ceremonia es hermosa y emocionante por lo que valdrá la pena cada minuto.

El Pelourinho es una de las zonas más seguras de la ciudad, la policía turística está desplegada en la mayor parte de los puntos estratégicos del barrio así que no tendrás de qué preocuparte.

Bahianas en el Pelourinho

Itapuã

“Pasar una tarde en Itapuã, al sol ardiente en Itapuã, escuchar el mar de Itapuã, hablar de amor en Itapuã”, como la canción de Toquinho y Vinicius de Moraes, te recomendamos pasar una tarde en este animado barrio de pescadores del norte de la ciudad.

De espíritu alegre, bohemio y relajado, Itapuã cuenta con varios kilómetros de playas ideales para refrescarnos y observar encantadoras puestas de sol. Palmeras altísimas, arena dorada y mar cristalino componen un paisaje tropical de ensueño. Caminar por el paseo marítimo de Itapuã es una actividad imprescindible en tu visita a Salvador de Bahía. A lo largo del malecón podrás encontrar bares con música en vivo, puestos de comida y de agua de coco (sobre todo por las tardes y los fines de semana durante todo el día). En los puestos de comida callejera destaca el acarajé, un bollo elaborado con una masa de judías carillas y camarones, frito en aceite de dendé; y el queijo na brasa, que se ofrece también en las playas, con unos pequeños fogones portátiles donde se asan los quesos.

La famosa escultura de la Sirena de Itapuã es un punto de encuentro tradicional entre los locales. En febrero, antes del inicio del Carnaval, se realiza el Lavagem de Itapuã, un homenaje a Nuestra Señora de la Concepción, patrona del barrio. Esta es una de las fiestas populares más importantes de Salvador y el punto de reunión es la escultura de la Sirena. El Lavagem de Itapuã está hecho por bahianas caracterizadas que llevan envases de cerámica con flores multicolores y agua perfumada para lavar la escalinata de la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción.

Faro de Itapuá

Barra y Río Vermelho

Barra y Río Vermelho son los distritos más modernos y animados de la ciudad. Son el epicentro de la vida nocturna: bares, cafés, clubes de moda y restaurantes de comida internacional abundan por sus calles. Estos barrios concentran, además, algunos de los mejores lugares para degustar la gastronomía bahiana, cuyo ingrediente principal es el dendé, un aceite de palma cultivado originalmente en África, de color rojizo y aroma intenso. El aceite de dendé es la base de sabrosos platos como la moqueca y el acarajé.

En Barra podemos encontrar la playa Porto da Barra, de aguas mansas y cristalinas; y el Fuerte Santa María, edificado en 1614 para proteger y ahuyentar los ataques piratas a la bahía. Desde la misma fortaleza se erige el Faro de Barra, de rayas negras y blancas, construido en el año 1698 y conocido por sus fascinantes vistas del atardecer.

Río Vermelho es el barrio bohemio y de movida nocturna de Salvador. Jóvenes y no tan jóvenes se reúnen en la Plaza da Dinha para escuchar música en vivo, beber cerveza (siempre muy fría) y comer algún bocadillo o acarajé. A unos pasos se encuentra la playa de Rio Vermelho desde donde salen las embarcaciones con ofrendas a Yemanjá, la diosa orisha del mar, en febrero. Al lado está la casa de Yemanjá.

Faro y fortaleza de Barra

Un viaje a Brasil es un viaje por un territorio multicolor lleno de contrastes, donde la naturaleza exuberante convive con urbes gigantescas. Salvador de Bahía representa el lado más africano de Brasil. Anímate a conocer la “ciudad de la alegría”, disfruta de su costa tropical, sabores de mar inolvidables, ritmos negros, capoeira y candomblé.

 

Historia anterior

Hoi An, el Vietnam más auténtico

Siguiente historia

Descubre el barrio de mil colores de Estambul

Lo último de Brasil