QUÉ VER EN RÍO DE JANEIRO

¿Sabías que a Río de Janeiro la apodan “La ciudad maravillosa”? Este apodo es de lo más acercado, ya que en esta gran metrópolis convergen distintos aspectos de la cultura brasileña que enamoran a todo el que la visita. En este artículo te comentamos lo mejor que ver en Río de Janeiro para que aproveches al máximo tu tiempo en la ciudad carioca.

Primero te comentamos que, aunque se trata de la segunda ciudad con más habitantes de Brasil, es la más turística. Esta ciudad olímpica, además de ser el hogar de los cariocas, también acoge a una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno junto a iconos como el Machu Picchu en Perú, Petra en Jordania y el Taj Mahal en la India.

Ahora sí, vamos con lo mejor que ver en la Ciudad Maravillosa:

 

Pan de Azúcar

Pan de azúcar - Pixabay

Seguramente reconocerás esta montaña de haberla visto en fotografías de Río de Janeiro. Su nombre en portugués es Pão de Açúcar y es un cerro ubicado en la bahía de Guanabara.

Uno de los mayores atractivos es su teleférico, con el que podrás llegar hasta la cima. Cuenta con dos paradas, una con un sitio para descansar y tomar algo y otra con un mirador. Desde allí tendrás las vistas más maravillosas de la ciudad, incluyendo el Monte Corcovado y el Cristo Redentor, la playa de Copacabana y la bahía de Botafogo. ¡Es uno de los mejores lugares para ver el atardecer!

Teleferico al pan de azucar

Con respecto al nombre de la montaña, hay dos teorías. Por un lado, algunos dicen que se llama así por parecerse a un panecillo de azúcar. Por el otro lado, se dice que viene del nombre “Pau-nh-acuqua” que, en la lengua de los indígenas que vivían allí antes que llegaran los colonos, quiere decir “colina alta”. Sea cual sea el origen de su nombre, el Pan de Azúcar es uno de los imprescindibles que visitar en Río de Janeiro.

 

El Cristo Redentor

El icono de Río de Janeiro y probablemente el monumento más conocido de Brasil. Es nada más y nada menos que una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Se alza imponente a unos 710 metros sobre el cerro Corcovado y cuenta con 38 metros de altura.

Cristo redentor sobre el Cerro Corcovado

Hay tres maneras de llegar a la cima: en coche, furgoneta o funicular. Este último es el que ofrece un recorrido más bonito. Aunque un poco lento, se disfruta del camino. Sea cual sea tu manera de subir el cerro, sí o sí tendrás por delante unos 250 escalones para llegar hasta el Cristo. Puedes evitar las escaleras y subir por ascensor, pero te adelantamos que a veces la fila puede ser muy larga.

Las vistas hacia la ciudad desde los pies del Cristo Redentor también son espectaculares, no tienen nada que envidiarle a las del Pan de Azúcar. Sin embargo, recomendamos subir a los dos sitios ya que, desde este último, tendrás vistas de la ciudad con el cerro Corcovado incluido en el panorama.

Cristo Redentor - Qué ver en Río de Janeiro

Una curiosidad del Cristo Redentor es que se dice que apunta a los dos “placeres” de Brasil con sus manos. Una de ellas está direccionada hacia las playas, sitio indispensable para la vida de los cariocas. En cambio, la otra mano está señalando al estadio de Maracaná, el templo del fútbol de la ciudad.

 

Playa de Copacabana

Una visita a Río de Janeiro no estaría completa sin disfrutar de sus playas. De hecho, las de Copacabana son las playas más conocidas de la ciudad, junto a las de Ipanema.

Playa de Copacabana - Qué ver en Río de Janeiro

Copacabana tiene unos 6 kilómetros de largo y en ella podrás tomar el sol, adentrarte en el agua y también disfrutar de los restaurantes y tiendas que se encuentran próximas.

Una de las atracciones de las playas de Río de Janeiro es ver a la gente haciendo deporte. En este país existe un gran culto al cuerpo y los locales van a espacios abiertos en las playas para ejercitarse y compartir ejercicios con sus compañeros.

 

Playas de Ipanema y Leblon

Justo al lado del barrio y playa de Copacabana se encuentra el barrio de Ipanema. Su playa más conocida es la de Leblon, a la que seguramente también habrás visto en fotografías.

Playa de Ipanema en Río de Janeiro

Cuenta con arena blanca y grandes olas turquesas, perfectas para quienes quieran practicar un poco de surf. En la Playa de Leblon también encontrarás a los locales jugando al futvoley y al tiki taka, o disfrutando del ambiente en el paseo marítimo.

No puedes irte de esta zona sin visitar primero el mirador Mirante do Leblon, desde el que podrás tener vistas de la costa.

 

Jardín Botánico de Río de Janeiro

Con el clima tropical de la ciudad era imposible no contar con uno de los jardines botánicos más bonitos del mundo. El Jardín Botánico de Río de Janeiro dispone de unas 9000 especies en 130 hectáreas y, además, tiene un jardín japonés.

Jardín botánico de Rio de Janeiro Palemeras en el Jardín botánico de Rio de Janeiro

Aquí se encuentra el tipo de nenúfar más grande del mundo y unos mil tipos de orquídeas tropicales distintos. Aunque no todo es cuestión de plantas: también podrás ver aves como tucanes y colibríes.

Este sitio emana paz y tranquilidad y es un buen lugar al que venir para tomar un descanso del bullicio del resto de la ciudad.

 

Parque Lage – Qué ver en Río de Janeiro

Muy cerca del Jardín Botánico se encuentra otro de los mejores sitios que ver en Río de Janeiro: el Parque Lage. Está ubicado a los pies de la Floresta de Tijuca.

Parque Lage

Este parque es muy pintoresco, cuenta con jardines de estilo inglés y pequeños lagos. Además, allí encontrarás una mansión que alberga la Escuela de Artes Visuales. Gracias a ello, podrás acceder a algunas exposiciones de arte gratuitas.

Si tienes suerte, aquí también podrás ver monos y tucanes entre los árboles.

 

Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro (MAM)

Si eres un aficionado del arte moderno, este museo será indispensable en tu viaje a Brasil. Se ha convertido en un referente de su tema en todo el país.

En sus exhibiciones se muestran obras de artistas nacionales, tanto reconocidos como jóvenes promesas. Además, el edificio en sí es una atracción. Fue construido por el arquitecto local Afonso Eduardo Reidy y es, de hecho, su obra más conocida.

 

Lagoa Rodrigo de Freitas

Lagoa Rodrigo de Freitas

Junto a los nombrados anteriormente, esta laguna es uno de los sitios naturales más bonitos que ver en Río de Janeiro. Se encuentra detrás del barrio de Ipanema y es de agua salada. Además, fue uno de los lugares donde se desarrollaron las competiciones de algunos deportes en los Juegos Olímpicos.

Alrededor de la laguna encontrarás un camino de unos 7 kilómetros de largo que podrás recorrer a pie o en bicicleta. También hay algunos chiringuitos donde sentarte a tomar algo o descansar.

 

Barrio de Santa Teresa

Barrio de Santa Teresa

Este barrio es uno de los más frecuentados por viajeros en los últimos tiempos. En él encontrarás interesante arte urbano en sus calles de estilo colonial y restaurantes de comida local deliciosa. Probablemente la plaza más visitada sea la de Largo do Guimarães.

En Santa Teresa también podrás subirte al último tren eléctrico del país, llamado Bondinho, o visitar el Centro cultural que se encuentra en Parque das Ruinas. Pero la atracción más conocida de este barrio seguramente sea la Escalera de Selarón, que merece su propia mención.

 

Escalera de Selarón

Escaleras de Selaron - Qué ver en Río de Janeiro

Está compuesta por 215 escalones coloridos que unen el barrio de Santa Teresa con el barrio de Lapa. Se trata de una de las escaleras más conocidas del mundo, también llamada escalera de Santa Teresa.

Su fama se debe a su colorido. Es que está decorada con cientos de azulejos dispuestos en patrones que forman dibujos y palabras. Además, es todo un símbolo de la creatividad y diversidad.

 

Catedral de San Sebastián

Catedral de San Sebastian - Qué ver en Río de Janeiro

Muy cerca de la Escalera de Selarón se encuentra el acueducto carioca que data del siglo XVIII y, algo que llama más la atención, la Catedral de San Sebastián. Desde fuera, esta curiosa construcción parece cualquier cosa menos una iglesia. De hecho, su arquitecto se inspiró en las pirámides mayas para diseñarla.

El interior es impresionante: cuenta con gigantes vitrales de colores, con 75 metros de altura. Definitivamente es un sitio muy curioso y bonito que ver, ¡además su entrada es gratuita!

Maracaná, el estadio que ver en en Río de Janeiro

El mítico estadio de fútbol de la ciudad, al que supuestamente señala el Cristo Redentor. Este templo del deporte llama la atención de todo el que lo visita, no solamente a los aficionados al fútbol.

Estadio de Maracaná

Como datos curiosos, fue la sede del Mundial de 2014 y cuenta con unos 80 000 asientos para la audiencia. Además, en el exterior hay un paseo de la fama donde encontrarás distintas fotografías y datos de reconocidos futbolistas de toda la historia.

 

¿Conocías estos sitios que ver en Río de Janeiro? ¿Cuál es tu preferido? Viaja a esta ciudad carioca y a Brasil con nuestros circuitos.