QUÉ VER EN LA CAPADOCIA

La Capadocia es uno de esos lugares en el mundo que son imposibles de describir con palabras. Los paisajes, la cultura y las emociones que su combinación transmiten son únicos, hay que vivirlo en primera persona para poder captar realmente su magia. En este post te comentamos algunos datos sobre este lugar de Turquía para que te animes a visitar uno de los sitios más bonitos del mundo.

¿Qué es la Capadocia?

Ubicada a una hora en avión de Estambul y de Esmirna, la Capadocia es una de las regiones más fascinantes de Turquía, famosa por sus increíbles formaciones rocosas, entre las que destacan las Chimeneas de Hadas. Además, a lo largo de los valles que la comprenden, podremos encontrar misteriosas ciudades talladas en roca, que albergan decenas de iglesias, casas y otros edificios. Estas caprichosas formaciones geológicas se produjeron hace más de 60 millones de años, cuando la creación de la cordillera de los Montes Tauro causó una gran depresión en la Anatolia central. A esto se le sumó la erosión del viento y el aire, que causó presión en las rocas durante miles de años hasta formar el paisaje que vemos hoy en día.

Antes de que el turismo invadiera la zona, las Chimeneas de Hadas eran conocidas como kales, «castillos». A pesar de que varían en forma y tamaño, todas tienen algo en común: el pintoresco sombrero de piedra que las cubre, que hacen que nos recuerden a una especie de seta. A todo esto se le suma la huella que han dejado distintas civilizaciones en la zona, incluidos los hititas, que cavaron cuevas y 36 ciudades subterráneas en los muros de la zona, cuya capacidad era de más de 20 000 personas. Más tarde, los cristianos que huyeron hacia la zona crearon iglesias y monasterios, que decoraron con frescos que hoy día aún se conservan. Actualmente, estas construcciones siguen siendo habitadas por los locales o utilizadas para almacenar distintos productos, entre los que se hallan uvas, limones, patatas y pan.

Esta gran región se divide en distintos valles y zonas. Cada uno de ellos cuenta con su encanto particular. A continuación, te dejamos algunos de los más importantes.

Valle de Göreme

Este valle es el más famoso de toda la zona, ya que es donde podemos ver mejor las famosas Chimeneas de Hadas. La mejor manera de recorrer el valle es a pie, por lo que no olvides meter en tu maleta un calzado cómodo. A pesar de que hay varios trekkings marcados con los que puedes orientarte, a menos que vayas con un guía, te recomendamos que te hagas con un mapa de la zona antes de empezar tu salida. Otra de las maneras de descubrir la zona es a través de un paseo en globo. Si vuelas bajo (siempre con precaución) podrás disfrutar de las mejores vistas a las formaciones geológicas.

El valle alberga, además, increíbles edificios excavados en piedra que te dejarán sin palabras. Entre ellos se hallan la iglesias de la Sandalia, Santa Bárbara y la de la Manzana, que albergan los frescos mejor conservados de la zona. Otra construcción fascinante es la conocida Iglesia Oscura. A pesar de este tenebroso apodo, no tiene nada de terrorífico: su nombre se debe a que fue tallada en el interior de una cueva, por lo que la iluminación es muy débil. Gracias a esto, sus pinturas se han conservado prácticamente intactas (a pesar de que han pasado más de 1000 años).

Valle de Pasabag

Esta zona también es conocida como Valle de los Monjes, ya que fue habitada durante muchos años por religiosos que buscaban paz para meditar y realizar ayunos. En este rincón de la Capadocia hallarás las Chimeneas de Hadas más altas de toda la región. En una de estas fascinantes formaciones encontraremos la capilla de San Simeón, un cristiano del siglo V que se alojó a 20 metros de altura huyendo de una gran multitud de seguidores. Dentro de este parque encontrarás diferentes senderos, con distintos niveles de dificultad. Recomendamos hacer siempre primero el sendero inferior y luego pasar a los tramos superiores, donde podrás ver el valle en su máximo esplendor.

Valle de Güvercinlik

Conocido como el Valle de las Palomas, también alberga una amplia multitud de Chimeneas de Hadas, así como algún otro pueblecito que otro. Su nombre proviene de la amplia población de palomas mensajeras que vivían en los recovecos creados por los humanos para ellas. Asimismo, se utilizaban para fertilizar el suelo o como mortero. El valle cuenta con un sendero que lo atraviesa hasta llegar al corazón de este fascinante enclave. Durante aproximadamente dos horas, podrás disfrutar del increíble paisaje, las antiguas ciudades que se encuentran talladas en las angostas paredes y los palomares que dan nombre al valle.

Uchisar

Situado en el punto más alto de la Capadocia, esta formación natural alberga un pueblo con su mismo nombre. Esta impresionante roca fue excavada hace cientos de años para crear túneles, pasajes y habitaciones que conforman uno de los edificios más característicos de la región: el castillo de Uchisar. El palacio se sitúa en lo alto de la ciudad, por lo que podrás observarlo desde cualquier lugar del pueblo. No puedes irte a casa sin observar el atardecer de la región en su cima. No obstante, te recomendamos que lleves una botella de agua y te protejas del sol para subir hasta esta increíble edificación. Estos son algunos de los puntos más fascinantes de la Capadocia, la región más mágica de Turquía.

 

Otros de los lugares que debes conocer si tienes tiempo son el Valle de Zelve, que permaneció habitado hasta mitades del siglo XX, y el Valle de Ihlara, que cuenta con más de 4000 viviendas. Otra de las opciones es pasear por la localidad de Göreme, donde puedes tomar un delicioso té, visitar alguna tienda o taller de alfombras y piedras preciosas. ¿Qué te ha parecido esta zona tan fascinante de Turquía? Seguro que ahora tienes ganas de perderte entre los valles de Capadocia.