MALETA PARA TAILANDIA

Si nunca estás seguro de qué llevarte cuando te vas de viaje, qué tipo de maleta te conviene o de lo que está permitido o no en el equipaje de mano hoy vas a salir de dudas.

Hacer una maleta es una de las tareas más estresantes para el viajero, por no hablar del disgusto que provoca encontrarse en destino sin el cargador, el pijama, etc.

¡Así que toma nota!

    • Planifica el viaje: Ten claro qué tipo de viaje quieres hacer, por lo que planifica cada detalle: estudia las ciudades o zonas que visitaras y el clima con el que te encontrarás. Echa mano de guías, entra en foros de viajeros y estate al tanto de la actualidad para salir de dudas. La opinión de otras personas puede ser de gran valor para ti.
    • Elige tu formato de equipaje ideal: Antes de comenzar a meter cosas dentro, merece la pena pararse a pensar qué tipo de equipaje nos conviene para el viaje que vamos a realizar. Dependiendo del destino, de los transportes que vayamos a utilizar, la temperatura que nos encontraremos, las restricciones de las aerolíneas o nuestra forma de viajar nos interesará más una cosa u otra. Opta por una maleta si no piensas moverte demasiado; mientras que si piensas variar mucho de destino, utiliza una mochila.

    • Elabora una buena lista con lo necesario: Ya sabes donde quieres ir y qué quieres hacer. Ahora siéntate y piensa en todo lo que necesitas llevarte para este viaje. Haz una lista con todos los artículos que vas a necesitar durante el viaje, teniendo en cuenta su duración.

  • Elige la ropa: Ten en cuenta los costumbres del país, en el caso de Tailandia sus políticas son más conservadoras que las nuestras. Consideralo a la hora de seleccionar tu vestuario, por ejemplo incluyendo entre tus prendas un pañuelo para cubrirte la cabeza en el momento de visitar los templos. (Echa un vistazo a nuestro artículo “Consejos para visitar templos en el sudeste asiático”)
    Medita sobre el hecho que puedas encontrarte cambios de temperatura; en ese caso, tu vestuario y tus complementos deberían tener en cuenta estos cambios. Como no puedes viajar con el armario a cuestas, es bueno elegir las piezas que combinen más entre sí.
  • Coloca todo en el equipaje: Colocar correctamente las cosas en el interior de la maleta es fundamental. En general, es mejor poner siempre abajo las prendas que tengan más peso, como los pantalones, el neceser y los zapatos. Recuerda meter el calzado en bolsas individuales para poder aprovechar bien el espacio y que no manchen lo demás.
    Además, ten en cuenta que es muy probable que en el viaje de vuelta cargues con algún que otro objeto adicional, por lo que reserva espacio en previsión del ello.
  • Separa los líquidos y protege los artículos electrónicos: Si viajas con equipaje de mano, recuerda que deben llevarse en envases individuales de capacidad inferior a 100 mililitros y dentro de una bolsa de plástico transparente de capacidad inferior a un litro. Esta bolsa debes mostrarla al pasar el control de seguridad.
    En el caso de facturarlos dentro del equipaje, recuerda cerrarlos bien y llevarlos en bolsas de plástico para que no se salgan.
  • Lleva contigo tus documentos: Sin documentación no haces nada, así que protégela bien y llévala siempre contigo. Una opción es tenerla dentro del equipaje de mano o sino hacerse con una riñonera que te permita ocultar tu pasaporte, d.n.i., dinero, etc.

  • Y a facturar: Aseguráte de que el peso de tu equipaje se ajuste a los requisitos establecidos por la compañía aérea, ya que, si no es así, te verás obligado a pagar un recargo.
    Cierra bien tu maleta y no te olvides de utilizar un candado para que nadie pueda abrirla mientras no la tengas a la vista.

Y por último lo que nunca debe faltar en tu maleta son las ganas de viajar y la ilusión de descubrir nuevos lugares.

¡Buen viaje, GrandVoyager!