GÉISERES EN ISLANDIA: UN FENÓMENO ÚNICO

Los géiseres (o geyzers, en inglés) son una rareza que sólo se da en algunas partes del planeta, por lo que ver géiseres en Islandia es algo único que hacer en el país. Es un lugar especial donde contemplar este hermoso, y a veces enérgico, fenómeno de la naturaleza.

La palabra géiser está íntimamente unida a Islandia. Viene del verbo islandés “geysa”, que significa “emanar”. El magma de la tierra calienta el agua acumulada en el subsuelo, haciendo que estas fuentes termales emitan columnas de agua caliente y vapor al aire, normalmente de forma espectacular.

Dónde ver géiseres en Islandia

El lugar por antonomasia para ver los géiseres es el valle de Haukaladur. No queda lejos de la capital, Reikiaviik. Es una zona de Islandia que se encuentra en la ruta del Círculo Dorado, una de las mayores rutas turísticas del país. Aquí puedes ver piscinas de lodo, fumarolas, depósitos de agua y, por supuesto, géiseres. El valle se encuentra a medio camino entre el Parque Nacional de Thingvellir y las cascadas de Gullfoss.

Gran Geysir

En el valle de Haukaladur encontramos seis de los mil que hay registrados en el globo. Entre estos seis puedes ver el Gran Geysir, el géiser que dio nombre a todos los demás del planeta. Este géiser puede lanzar agua hirviendo hasta una altura de más de 80 metros. Es considerado el géiser en actividad más alto, aunque es poco probable que lo veas en acción, ya que lleva años dormido.

El récord del Gran Geysir fue disparar agua a más de 120 metros de altura durante dos días seguidos, en junio del año 2000. Posteriormente, el Gran Geysir dejó de eruptar agua debido, probablemente, a piedras y objetos arrojados en su interior por los turistas.

géiseres en Islandia géiseres en Islandia

Strokkur, uno de los géiseres de Islandia

En este momento, el géiser que resulta más atractivo por su actividad es el Strokkur. Fue descubierto en 1789, después de que su conducto fuera desbloqueado por un terremoto. De igual forma, fue otro terremoto el que lo cerró nuevamente un poco más adelante pero, en 1963, los islandeses limpiaron el conducto bloqueado del géiser, poniéndolo en activo nuevamente.

Su actividad ha variado en los últimos años. La altura máxima de sus erupciones se ha estimado en 60 metros, aunque de forma regular sus chorros de agua hirviendo alcanzan alturas inferiores.

Géiser Strokkur de Islandia

A diferencia del Gran Geysir, el géiser Strokkur tiene una actividad más regular. Si acudes a verlo tardarás sólo entre 4 u 8 minutos en verlo erupcionar. La altura promedio de sus erupciones de agua es de 15 a 20 metros, llegando en ocasiones a alcanzar los 40 metros. Y puedes verlo con detalle a solo unos metros de distancia, lo justo para estar fuera del alcance del agua a altas temperaturas.

Asistir a la erupción de un géiser es una de las experiencias más recomendables para vivir en Islandia. En un intervalo de pocos minutos puedes ver cómo sale de las entrañas de la tierra un enrome surtidor de agua hirviendo, dejando a continuación una nube de vapor. Después de la erupción, puedes quedarte contemplando el sube-baja del agua en la superficie del géiser, de un color azul intenso cambiante. Probablemente querrás quedarte a ver la siguiente erupción del géiser.

 

Aprovecha al máximo la ruta del Círculo Dorado y disfruta de los géiseres de Islandia y demás maravillas naturales con nuestros circuitos por ese país del Norte.