5 LEYENDAS MILENARIAS QUE DESCUBRIR ANTES DE VIAJAR A PERÚ

Perú es un país con una tradición oral espléndida. Su cultura ancestral y la mezcolanza de poblaciones que han habitado sus tierras a lo largo de la historia, han dejado todo tipo de manifestaciones que se transmiten de generación a generación (historias, chistes, refranes, canciones, poesías, cuentos). Su plurilingüismo y multiculturalidad, además, dan lugar a un gran ramillete de variaciones de cada historia o leyenda que surgen en sus poblaciones de referencia. Hoy, vamos a destacar algunas de las leyendas asociadas a las zonas imprescindibles de Perú.

Leyenda del Lago Titicaca – Cusco

Cuenta la leyenda que el Dios Sol, impresionado y compadecido por la barbarie del ser humano, mandó a sus hijos nacidos de las espumas del lago, Mama Ocllo y Manco Capac, a la tierra con el objeto de civilizar a la población. Para ello contaban con una vara de oro -en algunos escritos se denomina barretilla- que debían hundir en la tierra del lugar elegido para fundar una nueva civilización. La que sería, a posteriori, la cuna de su imperio.

Manco Capac y Mama Ocllo salieron desde la Isla del Sol y en cada lugar que intentaban clavar la vara dorada se encontraban con que la tierra la repelía. Después de días caminando, llegaron a un valle majestuoso lleno de montañas, el cerro de Huanacaure, y allí se hundió al primer golpe. Es la conocida hoy como ciudad de Cusco. Manco Capac enseñó a los hombres labores de agricultura, ganadería, pesca y construcción. Mama Ocllo descubrió a las mujeres la confección de telas, hilar, tejer, cocinar o labores de mantenimiento en el hogar. Y así, según la tradición oral, comenzó el imperio Incaico.

Algunos de los poblados que pueden verse a la orilla del Titicaca.


Leyenda del Ayaymama – Iquitos

Esta archiconocida leyenda de origen onomatopéyico (ay-ay-mama) cuenta que una madre alejó a sus dos hijos de la población, introduciéndolos en la frondosidad del bosque, con el fin de protegerlos de una epidemia que asolaba al pueblo. La mujer fabricó un refugió y los dejó en una zona con muchos peces y árboles frutales, donde podrían jugar y comer. Los chicos jugaron durante toda la tarde, pero al entrar la noche comenzaron a extrañar a su madre.

La buscaron por todo el bosque, pero en el propósito de encontrar a su madre se perdieron en la oscuridad. El espíritu del bosque escuchó los llantos de los niños y, apenado por la situación, los convirtió en aves para que pudieran volver a la población, pero cuando lo hicieron ya había muerto toda la población a causa de la epidemia.

Desde entonces, se cuenta que, si te adentras en los bosques de la región, se sigue escuchando el “Ay, Ay, mama”, el lamento de los niños pájaro que perdieron a su madre.

Fotografía de la población de Iquitos, del archivo de la ciudad.

Las sirenas del Puente Bolognesi – Arequipa

Para hacerse una idea de la heterogeneidad del Perú, dicen que esta leyenda es de origen griego. Aseguran los oriundos arequipeños que, en la ciudad de Arequipa,  en temporada de lluvias, aparece la tentación en forma de sirena en el Puente Bolognesi para seducir a los hombres que pasan por él. Se tratan de un grupo de mujeres con cola de pez que se sitúan justo en el peñasco más incipiente que puede verse desde el puente.

De esta famosa piedra, conocida como Marichuna, se dice que sirve de puerta de acceso a un río subterráneo donde habitan las sirenas. Según la leyenda, llegan con sus largos cabellos y atractivos colores en torno a las 6 o 7 de la noche, y los incautos que las siguen prendados de su hechizo desaparecen entre las aguas del río Chili, de donde no regresan jamás.

Arequipa, Peru

Se dice que, por la noche, es el momento que las sirenas comienzan su hipnótico canto.

La leyenda de Pisac – Ruinas de Pisac

La ciudadela de Pisac no podía dejar de tener su propia leyenda. Esta popular leyenda cuenta que el cacique de Huayllapuma tenía una hija, la princesa de la faja florida, Inkil Chumpi, única heredera de los territorios de Pisac. Inkil fue destinada por un oráculo a casarse con la persona que construyera en tan solo una noche un puente sobre el río Vilcanota. Desde que el oráculo se pronunciara muchos valerosos guerreros y ricos de la región intentaron completar la hazaña, pero ninguno lo conseguía.

El amante secreto de la princesa, Asto Rimac, invocó a los espíritus de la montaña para que le ayudaran a construir el puente y casarse con la princesa. Solo pusieron una condición: Que la princesa no mirara el resultado de su hazaña. Pero justo cuando acabó con su encargo, la princesa Inkil, llevada por la impacientada porque su amado no llegaba y la curiosidad, giró la cabeza, quedando para siempre petrificada. Su amado, por su parte, fue arrastrado por las tumultuosas aguas del Vilcanota.

Las ruinas de Pisac en un momento de la mañana.


La leyenda de Machu Picchu – Valle de Urabamba

Los misteriosos orígenes del Machu Picchu han dado lugar a numerosas leyendas a su alrededor, además de referencias históricas, produciéndose un tremendo enredo entre ficción y realidad en la red y esto es parte del encanto de la ciudadela. Hablar del Machu Picchu es hablar de su origen enigmático. Hay quién dice por ejemplo que el Machu Picchu fue construido por los supervivientes de la Atlántida, que tras ver destruida su mítica ciudad emigraron hasta Perú y buscaron un sitio mítico donde desarrollar su civilización. Otra teoría defiende que los Inca tenían una poción, llamada Ayaconchi, capaz de convertir la piedra en un sustancia maleable, y que esto posibilitó construir semejante estructura. Otras teorías aseguran que fue el refugio de las Vírgenes del Sol, una orden santa de mujeres que adoraban al rey Inca del sol, Inti. Y hay quienes creen que fue un observatorio astronómico o una última fortaleza de un emperador Inca. Como se puede comprobar, hay teorías para todos los gustos acerca de este espacio imprescindible si viajas a Perú.

El Machu Picchu esconde cientos de teoría alrededor de sus orígenes.

 

Y este es solo el comienzo, Perú es un país cuya tradición oral está presente en todos sus rincones. Si viajas a Perú, lo comprobarás. ¿Y tú? ¿Qué otras leyendas conoces típicas de Perú? ¡No dudes en comentarlo y ponerlas en común!