Maravillas de Tailandia

Tailandia: reino de maravillas

Aromas, ritmos, latidos… y tierra es lo primero que filtra tu cerebro con la primera pisada en suelo tailandés. Exótica y tropical, acogedora y festiva, culta e histórica: pocos países pueden presumir de ofrecer al viajero tanta diversidad como la que hay en Tailandia.

Destino favorito tanto de mochileros como de turistas ‘cinco estrellas’ GL, de amantes de la playa y de apasionados de la gastronomía y cultura; Tailandia resplandece en todo.

Así es Tailandia. Y por si aún tienes más dudas, te dejamos seis razones por los cuales deberías visitar uno de los lugares más hedonistas de la Tierra:

  • La cocina thai

Una de las principales razones para decidir viajar a Tailandia, además de las playas del sur, es por su extraordinaria gastronomía; una cocina que encuentra un equilibrio entre los sentidos del gusto fundamentales con matices dulces, salados, ácidos y en ocasiones amargos.

Y dentro de la cocina thai hay que destacar el plato más conocido: el Pad-Thai, un salteado en wok con fideos de arroz con huevos, salsa de tamarindo, salsa de pescado, pimiento rojo, y una combinación de brotes de soja, gambas, pollo o tofu, decorado con cilantro y cacahuetes picados. ¿A que suena bien?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • La amabilidad de la gente

Parece un tópico pero es la absoluta realidad. La amabilidad de los ciudadanos tailandeses les lleva a saludarte siempre con una sonrisa de oreja a oreja y haciendo una pequeña reverencia hacia delante juntando las manos. Si el que saluda es un hombre dirá “sà-wát-dii krhàp” y si es una mujer, “sà-wát-dii kaa”.

Es un sonido que se repite tan a menudo que pronto te sorprenderás a ti mismo utilizando la misma expresión.

 30933-attachment

  • Los templos

Su arquitectura es una explosión de colores brillantes que combina el pan de oro, rutilantes cachitos de porcelana china, animales mitológicos, exuberante vegetación, guerreros e imágenes sagradas de Buda.

Solo Bangkok ya alberga unos 400 templos, algunos de visita obligada como el Templo del Buda Dorado (Wat Traimit), con su gran escultura de más de cinco toneladas de oro macizo; el Templo del Buda Reclinado (Wat Pho), con una impresionante estatua de 46 metros de largo recostado o el Templo del Buda de Esmeralda (Wat Phra Kaew).

maravillas de tailandia

  • Los masajes

Si esperas quedarte dormido mientras te dan un masaje tailandés, lo llevas claro. El verdadero masaje tradicional duele. Los expertos en este arte alivian la tensión de los músculos ejerciendo presión con las manos y ciertas posturas de su cuerpo. ‘Bao-bao’, si necesitas que bajen la intensidad mientras te amasan.


xposiciones-masaje-tailandes-jpg-pagespeed-ic-k8ckjbf_wf1

Los tres tipos de masajes más típicos son el “thai massage”, que es el más tradicional e intenso; el “foot massage” o masaje de pies; y el “oil massage”, que es un masaje con aceite mucho más relajante.

  • Los mercados

Pasear sin rumbo por los mercados asiáticos, independientemente de que tengas la intención de comprar o no, es una fantástica manera de conocer Tailandia a través de sus sonidos y bullicios, olores y sabores, cantares y decires. Un recorrido por sus puestos callejeros que nos dice mucho de la cultura y esencia del país.

maravillas de tailandia

  • Los paisajes

Paisajes de todas las tonalidades de verdes que puedas imaginar. Templos salpicando valles rodeados de montañas que parecen esculturas. Recintos arqueológicos donde sentirse como Indiana Jones. Playas enmarcadas en paisajes imposibles.
Estos son solo algunos de los paisajes que te esperan conocer.

  • Las playas

Todo lo anterior está genial, no vamos a negarlo, pero, ¿de verdad has pensado en una Tailandia sin esas playas de aguas cristalinas y de color turquesa que a todos nos vienen a la cabeza?

06_phiphi_01

maravillas de tailandia

No podrás cerrar los ojos durante tu estancia: por curiosidad, por asombro o por incredulidad. Ya sea en la jungla, al verte envuelto por frondosa naturaleza de edad gastada. O entre el caos ajetreado de Bangkok. O contando las olas del Índico en una playa de Phuket; lo que sí está claro es que: Tailandia, tierra de maravillas.

Consejos para visitar templos de Tailandia

Consejos para visitar templos de Tailandia

Viajar es adentrarse en la cultura, historia y religión de un territorio. El sureste asiático se ha convertido en una de las regiones viajeras más codiciadas del planeta por su variedad  de paisajes, archipelagos, ríos, junglas y montañas junto con sus ruinas, templos y sociedades. Esta unión entre la presente naturaleza y la intervención del hombre lo han convertido en un “must-see”.

Recorrer cualquier país de esta región implica una excursión obligatoria, además de sus paisajes, por sus lugares históricos, huellas de sociedades muy avanzadas en su época y que terminaron despoblados durante siglos hasta convertirse en atracciones turísticas.

En este artículo queremos enfocarnos en los templos de Tailandia, lugar donde se desarrolla la vida social y cultural del país, y brindaros una serie de consejos para visitarlos: desde ¿cómo tengo que comportarme? hasta ¿cómo debo ir vestido para visitar estos lugares de culto?

Sus residentes y cultura serán diferentes a la nuestra, pero con un poco de práctica, de lógica y saber estar nos adaptaremos con ellos.

Sigue estos consejos sobre cómo actuar respetuosamente en un templo del país:

  • ANTES DE LA VISITA DE TEMPLOS DE TAILANDIA

– Vestir modestamente. Se exige en general que hombres y mujeres vistan camisetas que cubran los hombros, y la parte superior de los brazos.  Tampoco se permite entrar con falda o pantalón corto en muchos lugares, por ejemplo, en el templo del Buda de Esmeralda (Bangkok, Tailandia).
En algunos templos se alquilan pareos para proporcionar la indumentaria adecuada a los visitantes.

34

– Tocar la cabeza de alguien es un gesto grosero en Tailandia. Y respecto a los monjes, no pueden tocar una mujer, así como recibir algo directamente de su mano, cosa que significa que no se les puede ni siquiera rozar.

– Respeta las señales de prohibido “tomar fotografías”, si no fuera el caso, evita usar el flash para no dañar los frescos.

– Quitarse los zapatos al entrar, ya que en estas culturas, los pies son la parte más sucia y fea del cuerpo. Nunca se debe apuntar con el pie o sentarse con las piernas estiradas hacia una estatua de Buda o persona que tengamos delante.

img_5298-e14322285671651

  • DURANTE LA VISITA DE TEMPLOS DE TAILANDIA

– No interrumpas ninguna procesión religiosa. Al visitar un templo hay que tener mucho respeto, los lugares religiosos tienen un significado espiritual y exigen tener un actitud acorde una vez dentro.

– Al visitar templos hay que sacarse las gafas de sol y gorros, y en algunos casos incluso los zapatos.

– Las demostraciones públicas de afecto no están bien vistas, en Tailandia por ejemplo, sus habitantes no muestran estima en público del mismo modo que nosotros.  

– Una vez adentro, si necesitas llamar la atención de alguien, no hagas señas ni uses tu dedo índice. Si quieres avisar a alguien, hazlo con la mano extendida y de manera tranquila.

  • DESPUÉS DE LA VISITA DE TEMPLOS DE TAILANDIA

– No pises ofrendas en la calle. Pisar una de estas demostraciones religiosas puede verse como algo ofensivo.

– No des dinero a los niños, aunque para ti no sea mucho, sus ventas les animará a seguir trabajando de ello y evitará que acudan a la escuela. Si quieres colaborar, acude a asociaciones y ONGs que trabajan para el desarrollo de la comunidad local.

corte

– Es ilegal transportar y comerciar con grandes estatuas de buda fuera del país sin obtener el permiso del Departamento de Bellas Artes, o grandes cantidades de figuras pequeñas

En general con un poco de práctica, de lógica y saber estar nos adaptaremos con ellos.  A fin de cuentas, trata como quieres que te te traten o no hagas lo que no te gustaría que te hagan, distintas formas de expresar lo mismo, pero un principio básico.

Mercados asiáticos. Recomendaciones para visitarlos

Recomendaciones para visitar y no agobiarse en mercados asiáticos

Pasear sin rumbo por los mercados asiáticos, independientemente de que tengas la intención de comprar o no, es una fantástica manera de conocer el destino a través de sus sonidos y bullicios, olores y sabores, cantares y decires. Un recorrido por sus puestos callejeros, por las historias de sus personajes, por sus platos exóticos que nos dicen mucho de la cultura y esencia de cada lugar.

No hay nada mejor para vivir la experiencia completa de nuestros destinos (sudeste asiático) que tomarnos un día para visitar estos comercios donde conseguiremos todo tipo de piezas y exóticos manjares. Todos estos ingredientes han convertido los mercados asiáticos en atracciones turísticas de primer orden.

14238_649x4471
Por eso, con las constantes incitaciones de los vendedores que nos invitan al juego del regateo, sumado al ajetreo de locales y turistas, estos sitios suelen resultar también muy agotadores y agobiantes.
Por esta razón, desde GrandVoyage creemos interesante conocer cómo se comercia, qué costumbres tienen antes de comprar nada, cómo funciona el arte del regateo en los mercados de nuestros circuitos por tailandia, vietnam o por el itinerario de “encantos de pekín 7 días” … Así que visita un mercado asiático sin agobiarte en el intento con las siguientes recomendaciones:

    • Comienza tu visita a primera hora de la mañana, antes de que lleguen los buses turísticos.
    • El desconocimiento de la ciudad y el idioma pueden resultar dos grandes barreras cuando visitas estos destinos. Por el primero es solo cuestión de tiempo pero por el segundo, saber algunas palabras básicas te podrían ayudar a comunicarte y a salir del paso.
    • Evita preguntar por el precio si no estás interesado en comprar ningún producto. Puedes dejarte seducir por los tenderos,que te muestren los productos, pero no preguntes los precios ya que se entiende que si lo pides es porque vas a comprar.

441

    • A la hora de regatear:
      • Baja al máximo el precio de salida
      • Utiliza una calculadora cada 2×3 a menudo para crear tensión
      • Evita enseñar un fajo demasiado grande de billetes.
      • Paga siempre con moneda local, te evitará el redondeo en dólares que siempre se hará al alza.


no-118e-the-ben-thanh-market_21411

  • Ten paciencia. NO enfadarse ni gritar es la clave. Por ejemplo: en la cultura tailandesa la sonrisa es una constante y no se entiende el enfado, y si además, en medio de una negociación nos ponemos a gritar no lo entenderán.
  • Ten cuidado con los carteristas, ten en todo momento controlados tus pertenencias
  • Respecto a la comida en los mercados: ¿es seguro y limpio comer en puestos callejeros? En Tailandia el rey y el mendigo solo son iguales por lo que comen. Comer en estos sitios tiene el aliciente de poder convivir, degustar la comida y la gente local.

En conclusión: regatear cansa, y en algunas culturas (tal es el caso de China, Vietnam o Tailandia) es casi un deporte. Pero aún así, no te obsesiones. Como dice nuestro amigo, el Diario de un Mentiroso:

“regatear es el arte de cómo llegar a un precio justo. Si un artículo vale 2€ y tú consideras que es lo que vale…no creo que te merezca la pena liar la marimorena por unos céntimos.”.

En general, visitar un mercado es como un recorrido, una fantástica manera de conocer el destino a través de sus sonidos y bullicios, olores y sabores, cantares y decires.

Y tú ¿Cuál de los mercados del sudeste asiático te gustaría visitar? ¿Has ido ya en alguno? ¿Qué le recomendarías a alguien que viaja por primera vez?

Maleta para Tailandia

Maleta para Tailandia

Si nunca estás seguro de qué llevarte cuando te vas de viaje, qué tipo de maleta te conviene o de lo que está permitido o no en el equipaje de mano hoy vas a salir de dudas.

Hacer una maleta es una de las tareas más estresantes para el viajero, por no hablar del disgusto que provoca encontrarse en destino sin el cargador, el pijama, etc.

¡Así que toma nota!

    • Planifica el viaje: Ten claro qué tipo de viaje quieres hacer, por lo que planifica cada detalle: estudia las ciudades o zonas que visitaras y el clima con el que te encontrarás. Echa mano de guías, entra en foros de viajeros y estate al tanto de la actualidad para salir de dudas. La opinión de otras personas puede ser de gran valor para ti.
    • Elige tu formato de equipaje ideal: Antes de comenzar a meter cosas dentro, merece la pena pararse a pensar qué tipo de equipaje nos conviene para el viaje que vamos a realizar. Dependiendo del destino, de los transportes que vayamos a utilizar, la temperatura que nos encontraremos, las restricciones de las aerolíneas o nuestra forma de viajar nos interesará más una cosa u otra. Opta por una maleta si no piensas moverte demasiado; mientras que si piensas variar mucho de destino, utiliza una mochila.

    • Elabora una buena lista con lo necesario: Ya sabes donde quieres ir y qué quieres hacer. Ahora siéntate y piensa en todo lo que necesitas llevarte para este viaje. Haz una lista con todos los artículos que vas a necesitar durante el viaje, teniendo en cuenta su duración.


  • Elige la ropa: Ten en cuenta los costumbres del país, en el caso de Tailandia sus políticas son más conservadoras que las nuestras. Consideralo a la hora de seleccionar tu vestuario, por ejemplo incluyendo entre tus prendas un pañuelo para cubrirte la cabeza en el momento de visitar los templos . (Echa un vistazo a nuestro articulo “Consejos para visitar templos en el sudeste asiático”)
    Medita sobre el hecho que puedas encontrarte cambios de temperatura; en ese caso, tu vestuario y tus complementos deberían tener en cuenta estos cambios. Como no puedes viajar con el armario a cuestas, es bueno elegir las piezas que combinen más entre sí.
  • Coloca todo en el equipaje: Colocar correctamente las cosas en el interior de la maleta es fundamental. En general, es mejor poner siempre abajo las prendas que tengan más peso, como los pantalones, el neceser y los zapatos. Recuerda meter el calzado en bolsas individuales para poder bien espacio y que no manchen lo demás.
    Además, ten en cuenta que es muy probable que en el viaje de vuelta cargues con algún que otro objeto adicional… por lo que reserva espacio en previsión del ello.

  • Separa los líquidos y protege los artículos electrónicos: Si viajas con equipaje de mano, recuerda que deben llevarse en envases individuales de capacidad inferior a 100 mililitros y dentro de una bolsa de plástico transparente de capacidad inferior a un litro. Esta bolsa debes mostrarla al pasar el control de seguridad.
    En el caso de facturarlos dentro del equipaje, recuerda cerrarlos bien y llevarlos en bolsas de plástico para que no se salgan.
  • Lleva contigo tus documentos: Sin documentación no haces nada, así que protégela bien y llévala siempre contigo. Una opción es tenerla dentro del equipaje de mano o sino hacerse con una riñonera que te permita ocultar tu pasaporte, d.n.i., dinero, etc.

  • Y a facturar: Aseguráte de que el peso de tu equipaje se ajuste a los requisitos establecidos por la compañía aérea, ya que, si no es así, te verás obligado a pagar un recargo.
    Cierra bien tu maleta y no te olvides de utilizar un candado para que nadie pueda abrirla mientras no la tengas a la vista.

Y por último lo que nunca debe faltar en tu maleta son las ganas de viajar y la ilusión de descubrir nuevos lugares.

¡Buen viaje, GrandVoyager!